26 oct. 2009

¿Qué fue antes, la teta o el chupete?

En una de mis primeras visitas rutinarias al pediatra, la enfermera me preguntó con qué frecuencia mamaba mi bebé. Le expliqué que más o menos durante todo el día, sin un horario establecido y muchas veces, porque básicamente, lo único que hacía era comer y dormir. Pero por las noches, recuerdo que quería cenar y no podía, quería irme a dormir y no podía, acabábamos siempre cenando y durmiendo a las mil, porque llegaba un momento en que se cogía a la teta y parecía que no se iba a desenganchar nunca. Yo en mi ignorancia pensaba que si estaba en la teta estaba mamando, y la dejaba ahí colgada horas y horas mientras se me consumía el pezón de tanta succión y me consumía toda yo de tanto cansancio.

Y cuando se lo comenté a la enfermera me dijo: "Ah, es que tanto rato no está comiendo, te está usando de chupete. Y eso no se lo puedes permitir".

¡Acabáramos! Total, que me dijo que tenía que ponerle un chupete, y yo le digo que es que el chupete no le gusta. Ya se lo intentó poner otra enfermera en el hospital, los primeros días de nacida, pero no hubo manera, y yo al llegara casa, pues tampoco la iba a obligar, si no quiere, no quiere. Y me dice que igual el que uso es de látex, que pruebe con la silicona, o que pruebe distintas medidas y formas... total, que tengo en casa como 7 chupetes distintos, y todos me los ha escupido a la cara.


Y aquí entra el problema de siempre, que nosotras, las madres novatas nos creemos lo que nos dicen los pediatras y enfermeras porque no tenemos ni idea, pero éstos a veces, en vez de hacerlo bien, nos informan con el culo.

Con el tiempo he aprendido que, evidentemente, no puedo pasarme la noche entera esperando que la niña se despegue de mi teta, pero sí que al final, si te fijas, acabas sabiendo cuando el bebé ha dejado ya de mamar, se ha quedado dormido y está succionando por puro instinto. En ese momento, si se retira suavemente el pezón de su boca y se empuja con un dedito su barbilla hacia arriba para mantenerla cerrada, ni se entera de que se la has quitado, deja de succionar y sigue durmiendo plácidamente. (Este truquito lo aprendí en dormirsinllorar.com.) Y no hay necesidad de perder dinero, tiempo y energías en probar todos los chupetes del mundo.

Y ante frases del tipo "te está usando de chupete" o la popular "está viciado con la teta", hagámonos la reflexión: Si le doy un chupete se me va a viciar igual y cuando llegue a los dos años vamos a tener que pasar por un duro proceso de "desintoxicación", que digo yo, puestos a viciarse, ¿no es mejor viciarse de la teta que del chupete? ¿La teta es un sustituto del chupete o fue el chupete un invento creado para sustituir a la teta en tiempos modernos, y engañar a los bebés, si es que se dejan? Pues será el chupete el que usa de teta y no al revés.

Artículo incluido en la II edición del Carnaval de blogs de educación consciente y crianza respetuosa: Chupete, ¿sí o no?

3 comentarios :

djiluga dijo...

Hola Noemí,
Sóc la Laura! Acabo de descobrir el teu blog i m'agrada molt!
Tu fas aquests dibuixos? :-)

28 de octubre de 2009, 16:54
Responder
Nebetawy dijo...

Gràcies! encara està una mica en bolquers. Tot just ahir vaig canviar la plantilla (que ves per on és la mateixa que al teu blog :) tenim gustos similars) i encara estic fent probes de capçalera. L'artista dels dibuixos és el Carlos, el meu "costillo", per això triguen una mica més en arribar. Tan debò la tingués jo aquesta gràcia!

28 de octubre de 2009, 21:34
Responder
Duérmete niño… « dijo...

[...] Otra afirmación que me encanta: “El pecho no ha de sustituir al chupete” ¿Qué sustituye a qué? ¿Qué fue antes, la teta o el chupete?. [...]

2 de diciembre de 2009, 0:23
Responder

Publicar un comentario