23 dic. 2009

Grandes o pequeñas, caen

A veces ocurre que se juntan dos circunstancias tales como ser un poco hippie y tener una talla ridícula de pecho, conjunción que deriva en pasar de llevar sujetador. Luego una tiene un bebé, la talla aumenta, y a los 35 añazos es muy difícil cambiar viejas costumbres. Sí, se puede llegar a hacer el esfuerzo de ponerse un sujetador para salir a la calle, pero en jornadas muy largas parece como que te está matando, y cuando estás por casa ya ni te lo planteas. ¿Cuál es el problema? Que la gravedad es nuestra enemiga y nosotras no somos de plástico. ¿Y qué pasa? Que se caen.

Para las que no somos amigas de los quirófanos ni de las cremas que cuestan mucho y hacen poco, aquí unos cuantos ejercicios, que no es que hagan milagros, pero el ejercicio siempre es saludable ¡y gratis!




1. Entrelaza las manos con el dorso hacia arriba y los codos completamente estirados. Intenta juntar estos sin doblarlos en ningún momento. Notarás cómo la zona del pectoral se tensa.


2. Con la espalda recta y el cuello relajado, apoya las yemas de los dedos en los hombros. Después, alza los codos lo máximo posible y mantente arriba 5 segundos. Repite el movimiento 10 veces.


3. Flexiona los codos y aprieta con fuerza los puños, a la vez que pones en tensión los brazos y el pecho. Mantén esta presión durante 5 segundos y relaja. Repite 10 veces.






4. Levanta los brazos a la altura de los hombros y estira el pectoral llevando los codos hacia atrás lo máximo posible durante 10 s sin dar rebotes ni tirones.


5. Dobla los codos y elévalos a la altura del pecho. En ese nivel, y manteniendo los puños cerrados, júntalos por delante de ti y vuelve a la posición inicial. Repite 5 veces.


6. Junta las manos enfrentando las palmas y apretando fuertemente una contra otra. Después descansa el doble de tiempo de lo que hayas contraído, es decir, si aprietas durante 5 segundos, descansa 10. Repite 5 veces.



Tabla de ejercicios extraída de: serpadres.es

0 comentarios :

Publicar un comentario