13 feb. 2010

Embarazo, gatitos y toxoplasmosis

Tenía dos gatitos que murieron cuando estaba embarazada por causas ajenas a mí y a mi embarazo. Fue en lo más duro del invierno, y el veterinario dijo que podía haber sido un déficit inmunológico, algo así como un SIDA felino. En diciembre cayó el primero, el más viejo. El pequeño no se apartó de su lado, le lamía, yacía junto a él en su cestita para darle calor, y sólo se apartó de él en el último momento, cuando percibió que se acercaba su último suspiro y necesitaba espacio para abandonarse a la muerte. Entonces, el pequeño parecía sano y fuerte. Pero le siguió en un mes exacto. Aún hoy les recuerdo con mucho cariño, y pienso en las mujeres que se deshacen de sus gatos cuando se enteran de que están embarazadas, obedeciendo a mitos y verdades sólo en parte.

Se dice que los gatos son portadores de una enfermedad, la toxoplasmosis, que si una mujer la contrae estando embarazada puede ocasionar graves lesiones o malformaciones en el feto. Pues es cierto. Aunque aquí van unas cuantas verdades más sobre gatos y toxoplasmosis:

  1. No es el gato el que transmite la enfermedad, sino un parásito llamado toxoplasma que se encuentra en las heces. Puedes tener, acariciar y cuidar a tu gato tranquilamente, solo preocúpate de no tocar sus cacas. Es una excusa perfecta para colgarle a otro la tarea de limpiar la caja de arena. Si no puede ser, pues nada, ponte unos guantes de fregar y lávate bien las manos.
  2. El pelo del gato no va a hacerte daño, si es que no eras ya alérgica, claro está. En tal caso, tú te pasarías el día moqueando, pero no tendría por qué afectar al bebé.
  3. No sólo la transmiten los gatos, también otros animales, aunque insisto: sólo las heces. Tendrías que tocar heces y luego chuparte los dedos con las manos sucias para estar expuesta. No creo que nadie haga eso.
  4. Lo que sí es posible que hagas es comer carne poco hecha, ahumada o cruda. Pues olvídalo. La carne cruda también puede llevar toxoplasma. Asegúrate de comer carne bien churruscadita.
  5. Algunas fuentes también te prohiben que toques tierra. Es otra exageración, como lo de deshacerse de los gatos. El único peligro que tiene la tierra es que no sabes los animalillos que habrán corrido felizmente por ella, dejando sus regalitos. Así que lo mismo de antes, planta las flores o las lechugas que te apetezca, pero mejor con guantes y lavándote bien las manos luego.
  6. También se recomienda lavar muy a conciencia la fruta y la verdura. Volvemos a lo de antes, lo que viene de la tierra... ya se sabe.

Así que ya veis, no hay motivo alguno para deshacerse de los gatitos.


En memoria de Gatot y Flipy

2 comentarios :

maria jesús dijo...

Gracias, Noemi, muy interesante, yo viví con agustía el momento que descubrí que no estaba inmunizada, pero solo por que donde yo trabajaba, había una cocina, donde los gatos por las noches se paseaban libremente, caminando a sus anchas, eran gatos casi salvajes, ()había uno de ellos se parecía al gatito del cubo de las escombreries, así que lo solucioné llevándome la comida de casa, llevaba todo metido en un carro, claro está, para no cargar peso.
ah!, lo siento, por lo de tus gatitos. No te preocupes, estarán en el cielo de los gatos.

13 de febrero de 2010, 22:48
Responder
Nebetawy dijo...

Seguro que sí, eran los gatitos más buenos del mundo!

14 de febrero de 2010, 17:25
Responder

Publicar un comentario