17 mar. 2010

Cuando el bebé viene de culo

Recientemente, a dos mujeres de mi entorno les han comunicado que se avecina cesárea porque el bebé viene de nalgas. Al principio me abstuve de dar consejos. Me sentía frustrada porque yo me acabé comiendo la cesárea a pesar de haber investigado y haber probado varias cosas para darle la vuelta que no funcionaron, así que no me creía con derecho a darlos.

Pero, ¿qué demonios? ¿Qué mierda de mensaje es ese? Pase lo que pase y acabe como acabe la cosa, nunca se debería perder la esperanza. Ahora miro atrás y veo que me dí por vencida demasiado pronto, puede que probara cosas, pero admito que no lo probé todo y tal vez lo que hice no fuera suficiente. Supongo que no temía a la cesárea todo lo que debí temerla, y hasta que no pasé por ella no me di cuenta del dolor físico y emocional que suponía, y lo que iba a tardar en recuperarme.

Aquí van unos cuantos métodos, para las que aún esteis a tiempo:

Lo que el médico puede hacer:

  • La versión cefálica externa. Se practicaba mucho antaño, antes de que estuviera todo tan mecanizado, monitorizado y ecografiado. Es una especie de magreo que hace el médico en la panza, como si literalmente cogiera al bebé desde fuera y lo fuera poniendo en su sitio. Esta práctica cayó en desuso y muy pocos hospitales la han recuperado. Que conozca porque ha salido en los periódicos, la practican en el Hospital Cruces de Barakaldo, desde el año 2002, con un éxito del 50% y más de 300 cesáreas evitadas. También desde principios del 2009 en O Complexo Hospitalario Universitario de Vigo.
  • Recibirlo de nalgas. Pocos lo hacen y hay que informarse bien. Yo no encontré ningún hospital por la zona que lo hiciera, pero en algunas clínicas de parto natural y algunas matronas que atienden partos caseros (no en España, creo que no lo tienen permitido) suelen recibirlos como vienen. 

Lo que puedes hacer tú:
  • Moxibustión: Una técnica de medicina tradicional china que consiste en aplicar calor mediante varas de moxa en la parte exterior de los meñiques de los pies. La estimulación de estos puntos provoca que el bebé se mueva. Siempre es mejor que lo haga un acupuntor que sepa lo que hace, y si no te lo puedes permitir, la pareja o alguien cercano. Así puedes estirarte y relajarte. Hacerlo sola, además de incómodo, no me da la impresión de que sea muy efectivo.
  • Jengibre: Se puede comer o tomar en infusión (quien lo soprte, porque es asqueroso) o cocerlo y aplicarlo hecho una pasta en los puntos de acupuntura anteriormente citados con un esparadrapo, bien apretadito.
  • Nadar, o en su defecto darse baños relajantes de agua caliente, masajeando la barriga en círculos.
  • Mantener un rato cada día algunas posturas que juegan con la ley de la gravedad como:
  1. Sentarse con las rodillas más bajas que las caderas y las piernas abiertas, para que el bebé tenga espacio para moverse.
  2. Estirarse un rato en el suelo con las piernas flexionadas en ángulo recto apoyadas en la pared y la pelvis levantada.

  3. De rodillas en el suelo con el culo en pompa y los brazos estirados hacia delante.
  4. Caminar a gatas. Una vez en un foro leí el testimonio de una mujer que fregó todo el suelo de su casa con una bayeta, a la antigua usanza, y a la siguiente ecografía el bebé ya estaba en su sitio.



  • Y finalmente, ayudar a todas estas técnicas con la visualización, cerrar los ojos y tratar de ver, sentir y comunicarse con el bebé.

2 comentarios :

Mar dijo...

Hola Habichuela!

Acabo de descubrir tu blog y te felicito. Me gusta. Me encantan tus dibujos! Y tu hija es una preciosidad!
Me ha interesado especialmente esta entrada (de hace más de un año!) porque a mi me pasó lo mismo que a ti. Yo pensaba parir en casa, pero mi amorcito se me sento en la barriga, y intenté la versión externa un par de veces (con las comadronas que me tenían que asistir en casa), moxibustión, acupuntura y ponerme a gatas no se cuantas horas al día. Ah, y me puse música y luz cerca de la vagina, para ver si mi niño sentía curiosidad. Pero nada.
Sí que debo decir que en el hospital me dijeron que probaríamos parto vaginal (las comadronas no asisten en casa en este caso), pero en 39 + 4 no me ponia de parto ni patrás. Y el día siguiente, cesárea programada.
Lo pasé fatal, y encima tuve que escuchar comentarios del tipo "pero si es mucho mejor, en realidad!". Estuve soñando durante días que me ponía de parto. Para mi fue muy frustrante y me sentí atracada por gente que decidió que era lo mejor para mi y para mi hijo. Además de tener que estar mil dias en el hospital... solo quería irme a mi casa. Cuando entré en quirófano no me podía creer que iba a tener a mi hijo, me parecía todo tan raro... Aunque en mi caso la comadrona y los anestesistas que estaban conmigo fueron muy cariñosos y sensibles; fue en el hospital de Sant Pau de Barcelona. La ginecologa que me programó la cesárea, en cambio, fue zero sensible, me dijo cosas como "no me vengas con heroicidades" cuando me pusé a llorar después del anuncio de cesárea. Horrible. Francamente, mejor que fuera mecánico de coches. Además, soy madre soltera, o sea, estuve sola; mi madre ha estado a mi lado, pero no hay el mismo nivel de comprensión ni de conexión que con una pareja... enfin. Que me he desfogado!!
Creo que tenía que contarselo a alguien...

Nada, un besazo y te sigo leyendo!

mar y jonàs (nació el 20N!)

6 de abril de 2011, 16:04
Responder
Nebetawy dijo...

Hola Mar! Pues vaya, yo también tuve suerte en el hospital, la verdad es que todo el mundo se portó muy bien. Pero también lloré cuando me anunciaron la cesárea. Y la tía no me dijo ninguna barbaridad, pero sí que me miraba con cara de "pero este drama a qué viene?" Y seguía hablando, todo el rato diciendo "el feto tal, el feto cual" y yo solo podía llorar y pensaba, "coño, que estás hablando de mi bebé, jodía petarda!!"

Un beso a los dos, espero que ya la herida física y emocional se vaya curando y que Jonàs y tú os deis mucho amor :)

6 de julio de 2011, 21:33
Responder

Publicar un comentario