22 mar. 2010

Éstas son mis piedras

"El que esté libre de pecado que tire la primera piedra". Con esta cita de La Biblia defendía el papa Benedicto XVI a los sacerdotes pederastas.

No soy católica, pero a veces me da penita cuando algunos ateos insultan y despotrican contra los católicos, porque sé que muchos de ellos son buena gente, y cuando alguna vez, alguna persona, conocida o desconocida, se ha acercado a mí, me ha cogido la mano y me ha dicho: "que Dios te bendiga", no me he de quedarme con el mensaje religioso, sino con la buena intención. Y sé que lo que importa es que con dioses o sin ellos, seguramente hablaba desde el corazón.

Pero la Iglesia y todos los peces gordos que la representan, es otra historia. Y cuando se destapan una y otra vez casos de pederastia no hay mucho que decir. Se me llenaría la boca de basura y no aportaría nada nuevo a lo que la mayoría ya estáis pensando. Sólo me sumo a la iniciativa bloguera de A sueldo de Moscú, porque yo no seré perfecta y puede que vaya al infierno por mil cosas que algunos consideran pecado. Pero yo nunca he abusado ni abusaré de un niño, en ninguno de los sentidos.



Yo también puedo tirar una piedra y las que hagan falta. Y estas son las mías.

Qué les hace peores.


¿Es que acaso no hay más pederastas, en internet, en las escuelas, en la calle e incluso en las propias familias? ¿Por qué resulta más escandaloso cuando pasa en la iglesia? ¿Qué les hace peores?

Etiquetarse de célibes y puros. Predicar que el sexo por el sexo es pecado. Que sólo se puede practicar dentro del matrimonio y con intenciones de procrear. Que no se pueden usar preservativos, aunque éstos salven vidas, porque los anticonceptivos también están prohibidos. Lavar el cerebro a millones de personas con ideas del bien y el mal, del cielo y del infierno, inculcando el miedo a pecar. Hablar de amarse los unos a los otros y no hacer daño al prójimo.

¿Y el daño a los niños que reciben abusos? ¿Y las intenciones de procrear con niños varones de 9 a 14 años? Ah, claro, así ya se puede ir por ahí pasando de preservativos. La pederastia es de los peores delitos imaginables, y si alguien me asegurase que los pederastas iban a ir allí, desearía que hubiera un infierno porque la cárcel no es suficiente. Todos y cada uno de ellos. Pero los obispos, los sacerdotes y los curas los primeros, porque sí, son los peores.

INFECTANDO LAS CRIPTAS, Bizarro 1976

(Si la escuchas enterita oirás mi voz)

4 comentarios :

A Sueldo de Moscú: Ahí van mis piedras dijo...

[...] Software Libre y Cooperación Multiverso incognoscible Ceronegativo Literatura y periodismo Capitalismo salvaje Kabila Cuando murió el vino Y lo reviento cuando quiero Quemando iglesias El mundo en positivo Ordo ab chao Moscas en la Sopa The Fuente Palmera Times Romenauer Cartas a la República de Barataria Habichuelas mágicas [...]

23 de marzo de 2010, 0:00
Responder
A “morrillazo” limpio « Cuando murió el vino dijo...

[...] Habichuelas mágicas [...]

24 de marzo de 2010, 1:28
Responder
Ahí van mis piedras « El Blog de José Carlos dijo...

[...] Habichuelas mágicas [...]

24 de marzo de 2010, 16:25
Responder
Abusos en la Iglesia dijo...

[...] Me ha encantado el punto ¿qué les hace peores? de Habichuelas: [...]

25 de marzo de 2010, 19:03
Responder

Publicar un comentario