8 mar. 2010

Sólo una mujer

Hoy es día de la mujer trabajadora y estoy en casa viendo nevar. He salido con mi hombre, mi perro y mi bebé a hacer un muñeco de nieve. Supongo que hoy no es mi día. No soy una supermujer que trabaja, cría hijos y aún le sobra tiempo para militar en un partido político. Una vez tuve una relación con el hijo de una supermujer de esas. Evidentemente no funcionó. No alcancé las espectativas.

A veces me pregunto en qué consiste la igualdad. Trabajé dos meses a full, oficina por la mañana y ensayos por la tarde, porque mi forma de vida siempre ha sido algo inestable y el trabajo hay que pillarlo cuando viene. Salía de casa a las 7h y llegaba a las 23h. Cuando terminó, me dije que nunca más. Así que decidí quedarme en casa cuidando de mi bebé porque desistí en la tarea imposible de encontrar un trabajo a media jornada y cerca de casa, porque no estaba dispuesta a criar a mi hija sin pasar tiempo con ella. Con lo estupendo que sería, en estos tiempos que corren, que hubiera más trabajos de media jornada para que estuviera la cosa más repartida y hubiera trabajo para más gente, si ya no para todos. Pero yo no entiendo. Yo no soy nadie, ni política ni economista, y no me extenderé en cuestiones que no domino a la par que me aburren.

Sin embargo, algunas mujeres que se cuelgan orgullosas la etiqueta de feministas, se convierten en esclavas de su propia forma de vida. Cargan todo el peso de la casa, la familia y el trabajo, y critican el hecho de que algunas mujeres tomemos la opción de criar a nuestros hijos, nos tratan de marujas, de sumisas, de no tener ambición profesional... y lo que es peor, nos acusan de estar cargándonos todo aquello por lo que las mujeres han luchado. Nos toman por mujeres simplonas, incapaces de haber tomado esta decisión por nosotras mismas porque pensamos que es lo mejor, no solo para nuestros propios hijos y para la generación futura, sino para nosotras mismas, por nuestra conciencia, por no soportar el dolor de la separación a diario... ¡Porque nos da la gana!


Mientras tanto, dejamos que nos arrebaten algo tan nuestro como es el parto, nos tumbamos boca arriba, una postura que en la naturaleza es indicativo de sumisión o derrota, con las piernas abiertas mientras un puñado de hombres nos tocan, nos abren y nos cosen. Pero siempre que transcurrida la baja de maternidad, vuelvas al trabajo y retomes tu vida como si no hubiera pasado nada, sólo que con más cosas que hacer y menos tiempo para descansar, serás una mujer completa y digna de nuestro tiempo.

Tengo una media de dos bolos al mes y trabajo dos meses al año en temporada de reservas. Mi hombre cogió un turno de 29 horas semanales 3 días a la semana para pasar más tiempo con nosotras. Hemos aprendido a vivir con lo mínimo. ¿Qué no tengo ambición? Bueno, no la quiero para nada. No soy una supermujer porque sé que no tengo energías para serlo, así que ni me lo planteo. Soy feminista pero desde la lucha por la feminidad, y no por esa igualdad mal entendida con la que se llena la boca todo el mundo. No soy economista, ni malabarista. Sólo soy una madre, sólo soy una mujer.

11 comentarios :

Daniela dijo...

Hola amigas, muy feliz día de la mujer !!!!.

Les dejo un link a una página con hermosos mensajes sobre la mujer.

http://unmensajeparati.wordpress.com/2009/03/05/dia-internacional-de-la-mujer/

Que pasen un lindo día.

Saludos.

Daniela.-

8 de marzo de 2010, 15:10
Responder
azulitoclaro dijo...

¡¡Te entiendo tanto!!
No podría estar más de acuerdo contigo. Paso del silencio a la palabra, para decirte que no estás sola y que no necesitamos superlativos ni nada que se les parezca para ser lo que somos naturalmente. Tampoco necesitamos artificios ni promesas.
Es más, para ser sincera: viviendo como vivo, experimento la mayor felicidad del mundo.

¡Feliz día de todos los días! mujeres como tú son las que merecen realmente en nuestros días un tributo.
;)

8 de marzo de 2010, 17:23
Responder
azulitoclaro dijo...

Por cierto, aquí escribí algo al respecto.

8 de marzo de 2010, 17:27
Responder
Jane Austen dijo...

Considérate afortunada de tener o ganar el suficiente dinero como para poder criar a tu hija. Muchas mujeres no ganan el suficiente dinero como para permitirse el lujo de poder criar a sus hijos. Tan solo pueden mantenerlos, y puede que a medias. Y loa por igual a las mujeres con la suficiente energía como para defender a aquellas que están en esta situación. Quizá creas que tienes poco, y que no tienes ambición, y que vives con lo mínimo. En fin, decirte que no todas las mujeres corren con tu misma fortuna. Y en cuanto a lo de ser esclavas de nuestra propia forma de vida... En el siglo XVIII teniamos que trabajar para poder alimentar a nuestros hijos. Luchamos para ganar terreno, y conseguimos un pequeño espacio. Pero queda mucho por hacer, seguimos ganando menos que los hombres y no nos dejan trabajar en según que puestos que a ellos sí. Quizá tu hayas renunciado a todo eso por querer ser madre. Pero antes que madre eras mujer, y no te gustará que tu hija viva en un mundo de mierda porque todas las mujeres no sentemos a no sacrificarnos por un lugar mejor. Y soy madre, y crío hijos. Pero no creo que tu manifiesto sea el correcto.
Feliz día de la mujer trabajadora, sea madre o no.

8 de marzo de 2010, 20:55
Responder
Nebetawy dijo...

Hola! Gracias por leer, por comentar y por compartir, que por lo que he leído en tu blog, tenemos el mismo punto de vista. Aunque opino que mientras nuestra opción se tome con respeto, no es necesario tributo alguno. :)

9 de marzo de 2010, 0:55
Responder
Nebetawy dijo...

Hola Jane Austen. Me considero y soy afortunada, sí. Pero no por la cantidad de dinero que gano; no voy a entrar en cifras porque es poco elegante, pero entre mi pareja y yo ganamos lo que en la mayoría de núcleos familiares gana uno solo.
Tampoco has prestado mucha atención al punto en el que digo que de buena gana y buena falta me haría un trabajo de media jornada, pero es que resulta que no hay.

Tampoco he hablado de mujeres del siglo XVIII, sino de nuestro tiempo. Ni he hablado de las mujeres que trabajan porque no tienen más remedio, sino de las que optan por hacerlo por no perder un escalón en su carrera o por no bajarse del tren de vida que llevan.
Y nisiquiera a ellas las critico. Sólo me quejo de que este tipo de mujeres menosprecien a las que creemos que la crianza de nuestros hijos es más importante que todo eso.

Y por supuesto, no menosprecio la batalla que han llevado a cabo un montón de mujeres antes que nosotras para que hoy día podamos tener derechos, pero ¿qué me estás sugiriendo? ¿Que todo lo conseguido hasta el momento se va a ir a la mierda porque algunas mujeres decidamos dedicar más tiempo a nuestros hijos que al trabajo? Perdona, pero no tiene sentido.

En cuanto a hacer del mundo un lugar mejor, creo que ya aporto mi granito de arena en cosas que puede que sean más relevantes que el hecho de trabajar fuera de casa o no. Pero eres justo la imagen de la mujer de la que hablo en el artículo: crees que porque no trabajo fuera de casa ya soy una simple, no tengo principios, no lucho por nada... en fin.

Escribí este artículo como defensa de esas mujeres que sostienen que esta opción no es correcta, es antifeminista y anti derechos de la mujer y demás. Para nada pretendía ser un ataque, aunque siempre, aquél que en el fondo de su corazón, aunque no quiera reconocerlo, sabe que no lo está haciendo del todo bien, se sentirá atacado.

Y para terminar, mi manifiesto no es correcto porque nunca ha pretendido serlo. Es sólo mi opinión, como todo lo que escribo en este blog. Y las opiniones nunca son correctas o incorrectas. Sólo son opiniones.
Feliz día a tí también.

9 de marzo de 2010, 1:41
Responder
Larisha dijo...

Hola xiqueta!

tú ni caso y a tu rollo, lo que le estás dando a tu peque no hay sueldo, sueldazo ni megacarrera que lo compense, es más, deberían pagarte (a ti y a tod@s...) porque el trabajo que haces me parece más necesario que muchas otras tonterías por las que se pagan millonadas. Estás criando a una persona que, muy probablemente, será alguien capaz, independiente y autosuficiente porque en este momento tan importante de su formación está recibiendo todo lo que necesita: el amor y la total atención de sus padres.

Me gusta mucho tu blog, estoy enganchadísima a los blogs de crianza natural y educación en familia, es divertido leer el de alguien a quien puedo poner cara y ojos...

Clara (la de noches de Sellby)

10 de marzo de 2010, 5:53
Responder
Nebetawy dijo...

Qué sorpresón, Clara! Pues me alegro un montón de que te guste y me alegro más aún de que hayas comentado. A mí también me hace gracia ponerle cara a la gente del otro lado del teclado.

Supongo que sabes que Carlos volvió a Sellby cuando nació la niña; está los findes. En el fondo le tenemos cariño, de no haber pasado por allí, nunca nos hubiésemos conocido y Niobe no existiría. Qué cosas!

Un besote y a cuidarse mucho. Yo seguiré por aquí :)

10 de marzo de 2010, 23:46
Responder
Larisha dijo...

Sí, lo sé (me mandó una foto de la niña) pero se va antes que yo llegue así que todavía no nos hemos visto.

Parece mentira, con lo poco que nos gusta esto a todos y somos un montón los que nos quedamos o volvemos...

Petonets...

11 de marzo de 2010, 4:00
Responder
mayte dijo...

Hola guapas!
Solo queria decir que ya me cansé de dar explicaciones al resto de las mujeres, por lo menos las que me rodean de por qué he decidido "quedarme en casa" cuidadndo de mis hijos,siempre me contestan cosas como ( yo no podría necesito trabajar para sentirme "realizada") a lo que yo antes contestaa y si pudieras vivir con el mismo nivel de vida que ahora pero estando en tu casa sin trabajar que harias? y la respuesta siempre era. Haaa entonces siiii!!!!
Donde se queda la realizacón?
yo solo sé que no me arrepiento ni un solo dia de poder abrazarlos cuando me apetece, olerlos,besarlos y consolarlos cuando me lo piden.
yo también vivo con lo minimo, sin peluquería ,manicuras francesas,ropas caras ,vacacioes en hoteles ni sitios caros ni un sinfín de cosas que mucha gente considera indispensables.
Tampoco soy "ambiciosa" en el trabajo no aspiro a ser nadie importante, exceptoen mi vida privada donde si que ambiciono que mis hijos me quieran un dia como yo quiero a mis padres. No fallarles nunca y hacerles personas felices.
Además de esta vida no te llevas nada material y si el amor de los tuyos,desgarciadamente lo pude comprobar no hace mucho, un pilar de mi vida se fué y no se llevó ni casas , ni coches, ni dinero, solo un trocito de nuestro corazón y el amor que le tenemos.
Con cariño una fiel seguidora ( bueno cuando puedo) tuya.

15 de marzo de 2010, 9:14
Responder
Nebetawy dijo...

Hola Mayte! Es todo un halago tener a una fiel seguidora declarada. Muchas gracias :) Tienes toda la razón en lo de las prioridades. Precisamente lo acabo de leer en una entrevista a Carlos González:
http://www.20minutos.es/noticia/657585/0/carlos/gonzalez/entrevista/
Es curioso pero a veces, la gente necesita oir las cosas de boca de alguien importante o que escriba libros, aunuqe diga lo mismo que una que no es nadie X-DD
Un besote a tí y a tu indudablemente feliz familia.

23 de marzo de 2010, 0:25
Responder

Publicar un comentario