3 may. 2010

¿En qué se parece un humano a una vaca?

Bueno, si ya a partir de los cuatro meses la gente empieza a extrañarse de ver una madre dando el pecho, imagínate cuando ya superamos el año.

El caso es que hoy en día, que se vuelve a promover la lactancia materna y se han prohibido los anuncios de leches adaptadas del tipo 1, a algunas personas les parece estupendo que haya dado el pecho tanto tiempo. "Muy bien, eso es lo más sano, qué suerte ha tenido tu bebé, muchas mujeres se cansan mucho antes... " me dicen. Pero siempre hablando en un tono que indica: "hasta aquí". Porque al cumplir el año ya sería cuestión de irse planteando el destete. La cara de sorpresa viene cuando respondo: "No, no, yo no creo en el destete, ya dejará de mamar de forma natural cuando ya no lo necesite"

Algunos piensan que las madres que damos el pecho pasado el año pretendemos ponernos medallas. Otros piensan que somos unas "jipis" descerebradas. Otros se aventuran a decir que es antinatural, y se quedan tan anchos. Y todos coinciden en el ridículo pronóstico de que "así le vas a tener mamando hasta la universidad".

Lo más inquietante de todo este tema es que todo el mundo está convencido de que la leche es un alimento super esencial para el crecimiento y desarrollo de un niño. Pero sin embargo, alguien algún día inventó el destete, un técnica que consiste en retirar el pecho materno, cántaros divinos que contienen un alimento especialmente diseñado para nutrir a un niño humano, para sustituirlo por leche de vaca servida en goma, plástico y cristal. Eso no es antinatural, que va.

En ocasiones, mediante redes sociales hago eco de artículos que hablan sobre las excelencias de la leche materna:

Todos los beneficios de la lactancia materna para el bebé

La lactancia materna reduce el riesgo de contraer cáncer de mama

Un estudio de Atapuerca concluye la conveniencia de leche materna hasta los 4 años

La leche materna también previene el desarrollo de problemas mentales

La leche materna contiene una sustancia que mata células cancerosas

Amamantar al bebé ayuda a recuperar la línea

Pero al margen de todos estos datos y estudios científicos, hay un argumento que tiene tanto peso como simplicidad: ¿Si tengo que continuar dando leche al bebé, qué sentido tiene retirarle mi leche para darle leche de otra especie? La verdad, si lo piensas solo un minuto, no tiene ningún sentido.



En general, deberíamos tomarnos más tiempo para pensar en por qué hacemos las cosas, y no hacerlas porque es lo que toca o lo que hemos oído decir, y sólo de esta forma empezaremos a destruir absurdas creencias que han pasado de boca en boca entre las últimas generaciones. Como el de "no lo cojas que lo malcrías. Déjala llorar un rato y ya se cansará." Recientemente he tenido esta discusión con los abuelos y necesito un poco de desahogo. Próximamente en habichuelas mágicas.

3 comentarios :

Yadil dijo...

Pues imaginate cuando le das el pecho y tiene 18 ó 19 meses... y además estás embarazada o, "lo que es peor", ya tienes otro bebé. No te lo puedes ni imaginar.

Lo mejor es cuando te llegan y te dicen: "Puff!! pues se te van a quedar las tetas por la cintura". En fin! si las tetas se me van a quedar por la cintura de todos modos, antes o después, porque es la ley de la gravedad. Pues prefiero el día de mañana estar orgullosa de haber hecho algo de provecho con ellas y llevar mis tetas por la cintura con todo el orgullo del mundo y, en cualquier caso, lo que hago con mis tetas es asunto mio ¿o no?

No sabes como te entiendo...

4 de mayo de 2010, 12:14
Responder
Clara dijo...

Hola,

Me has recordado una conversación que tuve hace unos meses con una compañera aquí en Sellby... Estábamos hablando, no recuerdo porqué, de lo caras que son todas las cosas de bebé y salió el nombre de una marca de leche artificial. Saltamos las dos al mismo tiempo: "és bonissima" (ella), "és una porqueria" (yo). Hablando un poco más del tema le dije algo así como que cómo va a ser mejor una cosa que se ha hecho en un fábrica, manipulada con productos químicos, etc, que la leche que produce la propia madre de manera natural y va me suelta:

"jo no crec en la llet de la mare".

Así, como si fuesen fantasmas o marcianos...

Da escalofríos pensar en la cantidad de gente que todavía piensa esas cosas...

Sobre tetas que se caen: sí, puedo garantizar que también se caen aunque no des de mamar nunca, y sí, se puede sobrevivir con las tetas pochas (aunque no te quedan muy bien los escotes...)

Déeeeuu...

23 de mayo de 2010, 4:40
Responder
Ana dijo...

Yo pienso lo mismo que tú, que si hay que seguir dándole leche a los niños, mejor que la mía ninguna, y cuando alguien me dice que tres años y medio son muchos para seguir mamando, yo le digo que si aún me sale leche de las tetas mejor que la mia no la da ninguna vaca.

26 de junio de 2010, 21:04
Responder

Publicar un comentario