25 jun. 2010

¿Perdiendo la fe?

Tenía este blog abandonado porque no quería sentirme hipócrita. Creía tanto en la lactancia, en el apego, en el porteo, en el colecho... pero de repente tuvimos una mala racha. Una racha de dormir fatal por las noches, de llorar más de lo habitual, de protestar por todo, de querer sólo mamá, de querer teta constantemente, en casa, en la calle, en el tren, ella mete la mano por el escote y me la saca, como si estuviésemos solas en el mundo. Y no una, las dos, porque le gusta ir alternando y pellizcar la teta opuesta.

Estaba tan cansada, que de repente empezaron a martillear en mi mente las palabras que tanta gente decía "es muy mayor para mamar",  "no se va a destetar nunca", "está muy mimada", "es que si cada vez que llora la haces caso te tomará el pelo", "es que claro, como duerme con vosotros"... Y entonces empecé a plantearme: no puede ser, a ver si realmente va a haber algo que estoy haciendo mal.

Ahora puedo decir que sólo fue una racha, y me alegro de no haber tomado decisiones dramáticas como estivillizarla, ni decisiones irreversibles como destetarla. Y llego a la conclusión de que lo más importante es la comprensión y la paciencia. Que ante las malas rachas no debo frustrarme porque lo que hago es contagiar mis frustraciones y crear un círculo vicioso.

Hace un par de semanas tuve un fin de semana movido, se me juntaron un par de trabajos y tuve que pasar la noche fuera de casa. La verdad es que estuve liadísima y dormí sólo 3 horas, así que no eché de menos a mi niña todo lo que imaginé, pero cuando volví a casa y gritó "mmammaaaa" y se abalanzó sobre mí y sobre mis tetas, hubiera deseado que no se despegase nunca.

Ahora ha aprendido a decir "tetaaaa" cuando quiere teta. La sigue cogiendo ella misma en plan self service, pero a la vez grita "tetaaaa" y su padre y yo nos meamos de risa. Y entonces ya nada importa. Sólo verla feliz. Porque no olvidemos que la teta no es solo hambre, a veces es cariño, consuelo, paz o diversión. Algunos niños lo encuentran en los chupetes. Pero la mía sólo quiere "tetaaaa". Mi niña es tan lista que no se deja engañar por un cacho de goma. Y, ¿qué demonios? ¡Me encanta!

Y uno de estos días de lluvia en los que no apetece hacer casi nada y paso un montón de rato navegando por internet,  pasé por el blog Tetonito's, uno de los blogs favoritos que tengo linkados a mi derecha, y leí este artículo estupendo: Gracias Arnau

Así es exactamente como me sentía después de este pequeño bache, Áurea ha encontrado ya las palabras perfectas para definirlo. Ahora puedo decir que sigo creyendo, y que aunque no sea la madre perfecta me mantendré firme, igual que me he mantenido firme en otras cosas. Esta es mi forma de criar, a lo primitivo, desde mi yo animal, sin pautas y sin calendarios. Y no se trata hacer sacrificios, ni siquiera de hacer lo correcto, se trata de compartir.

Porque nada de lo que yo haga se puede comparar con la felicidad que me da ella a mí cada día. Porque ella es mi Diosa y lo vale todo. Mi Diosa decide a diario cosas como cuándo no quiere más comida o cuándo quiere salir del baño, y decidirá cuándo ya no quiera más "tetaaaa" y cuándo se quiera mudar a su habitación de niña grande. Mi Diosa es sabia... y yo creo en ella.





4 comentarios :

Yadil dijo...

Quién no duda a veces? Dudar es de sabios, pero cuando replanteas y vuelves a llegar a la misma conclusión, sales reforzado. Animo guapa!

25 de junio de 2010, 3:10
Responder
azulitoclaro dijo...

¡Está tan hermosa y tan grande Niobe! No es fácil y, claro, dudamos. Pero viéndola y viéndote, a pesar de las protestas, de los "no me ubico en el mundo", los "quiero mamá, quiero teta" y todos los melindres y quejos que lleguen de pronto, es imposible pensar que amar y dar a manos llenas pueda malcriar. No conozco un solo niño que no quiera estar con sus padres, mucho menos si es un niño que se siente amado. Creo que no es cuestión de fe: es cuestión de sensibilidad. Estos pequeños apenas comienzan a expresar sus emociones, de una manera consciente y no refleja. La frustración y el apego son parte de ellos. Y serán bienvenidos porque les permitirán conocerse más.
¡Ánimo! Y paz. Si vuelves a tener alguna duda, mira sus ojitos. A mí, me funciona.
Saluditos.

28 de junio de 2010, 16:22
Responder
Ileana dijo...

Me has recordado aquella frase de "quiéreme cuando menos lo merezca, que es cuando más lo necesito".

Cierto que a veces una duda, a veces una llega a pensar, ¿pero será verdad que estoy haciendo algo mal? Y no. Ellos mismos se encargan de devolvernos a la realidad.

Por cierto, la mía también me saca las dos tetas, y pellizca una mientras chupa la otra :-) y dice "quiero tetiiii", jejeje...

Lo que hemos pactado ya es no hacerlo en público... la mía ya es un poquito mayor (acaba de cumplir 3 años), aunque si hay una situación necesaria (por ejemplo, se marea un poco en el barco) me importa un pito la gente.

Y Tetonito´S también es uno de mis blogs preferidos!!!

Muchos besos!!!

15 de agosto de 2010, 18:17
Responder
No quiero dormir « dijo...

[...] Perdiendo la fe. Cuando el cansancio y los comentarios ajenos hacen que te preguntes si haces algo mal, pero la buena salud y la felicidad de tu bebé te acaban dando la razón. Con vídeo de Niobe y su querida teta después de cumplir el año. [...]

29 de abril de 2011, 12:32
Responder

Publicar un comentario