22 jul. 2010

Semillas de lino

Siempre he tenido algunos problemillas con el estreñimiento. De pequeña, recuerdo que en ocasiones mi madre me daba jarabe de manzana, que no recuerdo si era muy eficaz, sólo recuerdo que era negro y muy dulce, y en las situaciones de máxima alerta (así como una semana sin hacer caca) me ponía uno de aquellos odiados y temidos supositorios de glicerina.

De mayor me enteré de que, al parecer,  por el simple hecho de ser mujeres nos llevamos de gratis una predisposición del 75% a tener problemas de estreñimiento, debido a la anatomía pélvica y las hormonas. Y por si fuera poco, el embarazo no ayuda nada.

Además de tener mucho miedo a que me salieran hemorroides, a partir del 3er trimestre es muy desconcertante ir al lavabo y tener que hacer demasiada fuerza. Da la impresión de que se te va a salir el bebé. Ya lo sé, así dicho parece tontería, y es muy improbable que esto suceda... pero en serio que da esa sensación. Así que tuve que buscar maneras de hacer la tarea lo más fácil posible, y estas son las cosas que me ayudaron:

  • Beber mucho líquido, cuanto más mejor. Bueno, eso es algo que uno debería hacer siempre. Si no lo haces y estás embarazada, es un buen momento para empezar a hacerlo, y si ya lo haces, hazlo más.
  • Hacerte masajitos circulares en la zona lumbar mientras estás en el trono, en lugar de hacer fuerza. Intenta distraer la mente y no concentrarte únicamente en si quiere salir el zurullito. Y poco a poco y con la calma, la gravedad ya va haciendo lo suyo.
  • Poner los pies sobre algo elevado cuando te sientas en el trono, como una papelera o en mi caso, como mi lavabo es chiquitito, el bidé. La postura fisiológica más adecuada para evacuar es en cuclillas, así que si tienes donde agarrarte o eres capaz de acuclillarte haciendo equilibrios sobre el váter, mucho mejor.
  • Y las semillas de lino. Me fueron tan bien que me parecía increible. Ni siquiera había oído hablar de ellas cuando me las recomendó mi médica de cabecera. Dijo que ella las había tomado en sus dos embarazos y le fueron divinas. Y yo desde luego puedo decir lo mismo.
Y resulta que además de tener un alto contenido en fibra, descubrí que tienen otras muchas propiedades interesantes:
  • Ácidos grasos omega 3, por lo que regulan el colesterol.
  • Fitoquímicos llamados lignanos, que actúan como anticancerígenos, principalmente contra el cáncer de colon, pulmón, próstata y mamas.
  • Vitaminas del grupo B, minerales y oligoelementos que regulan la presión arterial y benefician al corazón y al sistema vascular.
  • Vitamina E y minerales con propiedades antioxidantes que actúan contra el envejecimiento de la piel.
Puedes comprar semillas de lino en la farmacia o en un supermercado. Yo hice la pardillada de ir a la farmacia la primera vez, aunque luego fui al súper a hacer la compra (Mercadona concretamente) y vi que allí también las tenían y a mitad de precio. Según el bote puedes tomar dos o tres cucharadas al día, ya sea la cucharada directa seguida de un gran vaso de agua, o disuelta en algún líquido o yogur. A cucharada directa no lo recomiendo: es como comer alpiste para periquitos y además es poco efectivo porque la cáscara no deja que nuestras enzimas las asimilen. Para aprovechar mejor sus propiedades:
  1. Triturar y mezclar con la harina si haces panes, bizcochos o reposterías varias.
  2. Si no eres muy cocinillas (como es mi caso) echa una cucharada en el zumo o en el yogur y déjala actuar un rato. Verás que pasados unos minutos, sueltan un aceitillo, y si meneas el zumo o el yogur con la cuchara verás que empieza a adoptar una textura algo viscosa y resbalosa. Entonces ya puedes tomártelo. Aunque al verlo te de la impresión de que será como comer mocos, no te preocupes, tu zumo seguirá siendo zumo y tu yogur segurá siendo yogur, el sabor no cambia nada.

2 comentarios :

Yadil dijo...

Qué médico de cabecera más guay ¿no?
No como tu amiga la enfermera del pediatra... ¡¡¡jejejee!!

23 de julio de 2010, 0:50
Responder
Nebetawy dijo...

jeje, sí, es supermaja!

23 de julio de 2010, 14:17
Responder

Publicar un comentario