3 ago. 2010

La conciencia es lo único que te llevas a la tumba

Varias veces he pecado de decir cosas en voz alta que han hecho que algunos amigos se indignen y no vuelvan a hablarme. En general, a la gente no le gusta oir que están haciendo algo incorrecto, precisamente cuando más conscientes son de que lo hacen. A eso se le llama conciencia.

Hace unos días estaba hablando con unos amigos con hijos. Y hablando de cosas que nos gustaría hacer o tener pero no podemos, salió el tema de la cantidad de dinero con la que vivimos. A ellos, ambos con buenos sueldos, les pareció imposible. Así que me preguntaron por qué no pedía una ayuda por madre soltera. Yo me quedé un poco descolocada, puesto que tengo pareja. No estamos casados con papeleo y esas cosas, pero tengo pareja, vivimos juntos, somos una familia y nos apañamos.

- Ya, ya - contestó. - Pero como no estáis casados legalmente y tú no tienes trabajo estable... no digo que esté bien, pero conocemos a una pareja que ella no trabaja y él cobra 2.000€ al mes, que como no están casados y ella está apuntada al paro, pues la ha pedido y se la dan.

Al principio me indigné muchísimo, pero reconozco que una vocecita dentro de mí dijo "¡Pues pídela tú también! ¡Más falta os hace a vosotros que a esos dos con esas cifras!" Y esa vocecita me estuvo taladrando bastante durante ese día y puede que el siguiente.



Pero entonces pensé en lo injusto que era que hubieran quitado el cheque bebé porque España está en crisis, entonces pensé en lo injusto que es que por el mismo motivo bajen las pensiones y nos jubilen más tarde, que suban el IVA... Y es triste que los que nos gobiernan y manejan el dinero del pueblo le den los mismos 2.500€ a un recién nacido que irá a vivir a una mansión que a uno que irá a vivir a un piso compartido, con una madre soltera de verdad y vete a saber con qué otra gente. Tal vez si no se hubiera despilfarrado tanto entonces, ahora seguiría habiendo para quien lo necesita de verdad. Pero en fin, ¿yo qué voy a saber si no tengo ninguna carrera de economía y finanzas? Pero lo que ya es el colmo es que sea el mismo pueblo el que roba el dinero del pueblo. ¿O de dónde nos creemos que sale ese dinero? Luego vamos por ahí quejándonos de lo mal que lo hacen otros, y sin aceptar nuestra parte de culpa de que el barco se vaya a pique.

Sé que hay un montón de gente que se aprovecha de situaciones similares, no sólo en cuanto a ayudas de maternidad. Sin ir más lejos, en mi antiguo trabajo, hay una mujer que trabajaba en una charcutería y tuvo un accidente de moto; se fastidió una pierma y como en su trabajo tenía que estar de pie todo el tiempo, estuvo (y probablemente esté todavía) cobrando la baja, y ahora trabaja en una oficina, cómodamente sentada, cobrando cada mes su baja y su sueldo en negro. Así que soy consciente de que un montón de gente vive de chanchullos como estos. ¿Es éste motivo para hacer yo lo mismo? Por supuesto que no. Eso sería el principio del fin. Porque entonces, ¿qué derecho tendría a despotricar? Cuando te metes en algo así, poco a poco vas perdiendo de vista el límite y llega un momento en que te miras al espejo y no sabes quién eres. Yo no sé si la gente que hace este tipo de cosas es porque ha sido así siempre y no le importa. Pero yo no soy así, y no quiero empezar a serlo. Y quiero que mi hija sea también una persona coherente, con  criterio y con conciencia, y quiero enseñarla con mi ejemplo y no con palabras vacías.

Mi madre es una mujer soltera que me crió sin pedir ayudas. Eran otros tiempos, lo sé. No como ahora que € de sueldo=€ de alquiler. Pero es honrada y me enseño a serlo. Sólo espero que por culpa de los gorrones que vacían poco a poco las arcas de la Seguridad Social, nunca le falte ayuda a quien le haga falta de verdad. Puede que algún día sea yo. Puede que algún día seas tú.

3 comentarios :

Àngela dijo...

Ole Noemí, empezaba a creer que sólo valía eso tan de aquí o de allí, depende cómo se mire, de "hijo puta el último". Empezaba a creer también que la gente se mide en cantidad de ipods que tiene, teles gigantes o coches y zapatos. O que no se puede formar una família si no te salen los euros por las orejas y vistes al niño de Prada.
Pero veo que tambien hay gente que se indigna por cosas que no son justas y no dicen "hay que te saldrá una úlcera" sólo por pensar y plantearse cosas más allá de ¿me compro un Hummer o un todoterreno para ir por Barcelona? Qué descanso que haya gente que no se quiera aprovechar de todo y arrimarse sólo cuando les conviene. Gracias :)

7 de agosto de 2010, 19:58
Responder
Ileana dijo...

Que sí, que uno suspira con el alma limpia cuando sabe que siempre queda honestidad en el mundo.
Gracias, por esta magnífica reflexión y por este bonito blog.
Y por estar ahí.
Un abrazo!!!!

15 de agosto de 2010, 18:10
Responder
Yadil dijo...

Pues si te sirve de consuelo, no eres la única, porque Ish nos contaba allá por marzo que su hermana se indignaba de igual modo cuando le comentaban esa posibilidad...

17 de agosto de 2010, 12:44
Responder

Publicar un comentario