13 sept. 2010

Copa menstrual Vs. tampones

Ya está aquí. Después de 9 meses de embarazo y 15 de lactancia de día y de noche, el primero de julio cuando se cumplían dos años de la última visita de la amiga de rojo, ésta va y decide volver. Pero a pesar del disgusto, una alegría: estrenar la mooncup que tenía guardada en un cajoncito desde hacía cosa de un año esperando su gran momento.

Di el paso cuando compré los pañales de tela. Y como la mayoría de las cosas, si no lo hice antes fue por desconocimiento. Vas tirando toda la vida con tampones y compresas porque es lo que ves en el súper y lo que anuncian en la tele con canciones y bailes y promesas de limpieza y frescor. Y todos esos días, durante todos esos meses te preguntas "¿pero es que nadie inventa algo mejor?" Pues está inventado, señoras, y se llama copa menstrual. Y la descubrí gracias a mi hija, cuando empecé a indagar sobre alternativas ecológicas y económicas a los pañales. Y aunque sabía que podía faltar mucho tiempo, la añadí a mi pedido.

Existen varias marcas, aunque no sabría decir la diferencia entre ellas, porque no las he probado todas, pero en información, forma y materiales, vienen a ser más o menos lo mismo: The Keeper, fue la pionera en 1987, dando paso después a la Mooncup, que es lo mismo pero sustituye el látex por silicona. DivaCup, y Femmecup son otras de las marcas más comunes. Recientemente han salido nuevas marcas, Lunette, Fleurcup, que tiene 5 colores para elegir, y MeLuna, que está disponible en 3 tallas y 7 colores, y el acabado es una bolita en lugar de un tubito.

¿Ventajas? Todas las que te puedas imaginar.

  • Es reutilizable, por lo tanto ecológica porque no generas desechos constantemente, y económica porque compras una y te olvidas por 10 años, no has de andar comprando cada mes.
  • Es hipoalergénica, porque está hecha de silicona y no acumula gérmenes.
  • Está libre del síndrome del shock tóxico, que sí está relacionado con el uso de tampones.
  • Es muy cómoda. Te olvidas realmente de que la llevas, no como con los tampones, que te venden la moto de que no notas nada, pero a veces el hilillo que cuelga provoca rozaduras y picores, sobretodo en verano.
  • No hay escapes. A veces las compresas dejan manchas por los laterales, y en los tampones se escurre algo por el hilillo. La copa se adhiere a las paredes de la vagina y no deja escapar nada.

Vale, de acuerdo, ya hablo de la "parte fea". Utilizar una copa menstrual es sangriento. Sí, todas las mujeres sabemos que sangramos por ahí abajo, no nos viene de nuevo. Pero estamos acostumbradas a una visión maquillada de nuestra realidad menstrual sangrienta. Vemos la sangre recogidita en un tampón o en una compresa, y es como muy aséptico y pulcro. Pero cuando retires la copa menstrual, tendrás en las manos una copa llena de sangre. Literalmente. Como las que bebían Lestat y Louis en su mansión allá en Nueva Orleans. Y el primer día, cuando el flujo sea abundante, como has de meter los dedos en la vagina y presionar la copa para que haga "pop" y se rompa el vacío que se crea en tu interior, probablemente la copa se desborde y empiece a chorrear sangre por tu mano. Lo que nos lleva al principal, y diría yo que único inconveniente: es conveniente tener un grifo cerca. Además, siempre hay que tener las manos bien limpias, ya que debes meterte los dedos para introducirla y sacarla, y hay que limpiarla bien antes y después de cada uso. Pero bueno, siempre se puede llevar una botellita, o incluso en casos extremos, vaciarla y volverla a introducir, y ya lavarla bien cuando se llegue a casa o a un lugar confortable. Lo bueno es que si vas a salir, puedes llevarla hasta un máximo de 12 horas, dependiendo del flujo, claro, así que en la mayoría de los casos, puedes esperar a llegar a casa para cambiarla, y así hacerlo en condiciones óptimas de higiene y relajación. Porque otra cosa a tener en cuenta es que, como todos los asuntos a tratar en nuestras zonas íntimas, hay que estar tranquila, relajada y sin estrés para ponerla y quitarla. Si no, puede hacer pupa.

En mi opinión, las ventajas superan con creces a los inconvenientes. También he de decir que una aprende y se acostumbra a todo, y puede que una vez dominada la técnica, consigas eliminar el efecto "manos sangrientas". Yo después de 3 menstruaciones de uso, la recomiendo sin ninguna duda.
...................................................................................................................

Edito un año después para deciros que con el uso continuado va divina y ya no hay efecto manos sangrientas, todo es cuestión de práctica. Y si quieres hacerte con una mooncup, la que yo utilizo, conozco y recomiendo, sólo tienes que hacer click en el arbolito.

Mooncup Menstrual Cup

24 comentarios :

Yadil dijo...

Yo también tengo ya la mía preparada para cuando proceda aparecer... aunque con este tandem mio, ni se sabe.
De todos modos, indagando en el tema de tener que vaciarla cuando estás fuera de casa, me dieron una buena idea, que es llevar una botellita de agua esos días por si es necesario ¡Qué cosa más tonta y más inteligente!!

14 de septiembre de 2010, 0:09
Responder
azulitoclaro dijo...

Tenemos una historia similar. También descubrí las copas menstruales gracias a los pañales de tela de mi chiquita. ¡¡Y la adoro!! No sé cómo pude vivir sin ella antes. Jjajaj. Digo que es el mejor invento del mundo después de la lavadora (está bien, quizás exagero, quizás son los mejores para mi mundo cotidiano e inmediato). Lo cierto es que no me explico cómo no es un elemento más difundido. Sin duda, debe ser porque atenta contra el negocio de multinacionales que hacen compresas y porque es ecológico. Parece que todo lo verde debería esconderse o dejarse para un pequeño séquito (usualmente tratado como fanático). En fin. Uso la DivaCup con gusto. No tengo pérdidas de sangre al quitarme la copa (quizás porque lo hago más seguido o porque no abrazo del todo la copa con mis dedos para retirarla. En su lugar, halo fuerte de la colita final que traen para facilitar tanto la postura como el retiro). Pero sí tengo pérdidas (pocas) el segundo día de mi período. Creo que se deben en parte porque ese día sangro más abundantemente o porque a lo mejor mis músculos del piso pélvico aún no tienen la firmeza de antes. ¿Solución? Hacer los ejercicios de Kegel y usar mientras tanto, el segundo día, una compresa auxiliar. Ya tengo una de tela (¡¡las venden!! De la misma marca de los pañales de mi hija), pero debo indagar bien sobre cómo lavarla.
Y corto porque se fue largo. Me encanta que hables de este tema. Es uno que tengo pendiente en mi blog. Y sí, ojalá todas las mujeres usáramos una copa menstrual. No se sienten para nada y dan más libertad (hasta para bañarse).
Saludos,
A.

PD: Según entiendo, las copas, como dices, pueden usarse más allá de un año (mi copa dice que debe cambiarse cada doce meses). Vi un video en el que contaban que cuando recién las habían sacado decían que podían usarse por 10 años, sin problemas; pero que luego hablaron de 1 año, quizás porque no resultaba rentable contar con clientes cada década. ;) Cada quién juzgará y dirá.

14 de septiembre de 2010, 0:51
Responder
uterosdeguerrilla dijo...

Muy bueno!! Lo comparto! :)

14 de septiembre de 2010, 13:03
Responder
Ana dijo...

Pues a mí me cuesta mucho utilizarla, hace ya más de un año que la utilizo, pero se me baja, no consigo que se quede en su sitio, y en cuanto me muevo un poco casi se me sale, y eso que le corté toda "la colita".
A pesar de todo, la utilizo siempre que se que voy a estar tranquila,porque es mucho mas cómoda que compresas y tampones.

14 de septiembre de 2010, 16:11
Responder
Nebetawy dijo...

Sí, yo también llevaba una por si acaaso, y también un potecito de jabón mini, de esos que dan en los hoteles. :)

16 de septiembre de 2010, 18:42
Responder
Nebetawy dijo...

Gracias! Ya lo vi enlazado al apartado "tu menstruación". Un honor :)

16 de septiembre de 2010, 18:46
Responder
Nebetawy dijo...

Hola! Pues yo imagino que en el momento en el que empiece a estar deteriorada se notará de alguna forma, no? Puede que la silicona esté pegajosa o vete a saber. Igual que pasa con las tetinas y los chupetes. Así que, no preocuparse, seguramente cuando tengamos que cambiarla, lo sabremos ;)

16 de septiembre de 2010, 18:46
Responder
Nebetawy dijo...

Es una lástima, Ana. Pero en fin, como siempre decimos, cada persona y cada cuerpo es único y diferente y no le va bien todo a todo el mundo. Aunque si realmente estás más cómoda a pesar de los problemillas, plantéate revisar la talla (alomejor usas una más pequeña) o la marca: la Meluna tiene 3 tallas en lugar de 2, puede que la más grande sea más grande que la grande de otra marca. (jo, qué redundante)
También te recomiendo hacer ejercicios Kegel, como dice Azulitoclaro, puede que tu suelo pélvico esté algo flojo.

16 de septiembre de 2010, 18:52
Responder
Menos cosas, más felicidad (2): nuestros inicios « La casita de Irene dijo...

[...] Usar una copa menstrual (en lugar de compresas o toallas higiénicas desechables). No he escrito al respecto, pero creo que es el mejor invento de la humanidad después de la lavadora (es una exageración, ya sé, pero con seguridad absoluta sí es uno de los inventos más prácticos y útiles ). Realmente es cómoda (comodísima porque no se siente), efectiva y ecológica. Mi única pregunta es cómo no se ha difundido más. [Para más detalle sobre sus ventajas, les recomiendo esta entrada reciente de Nebetawy en su blog] [...]

26 de septiembre de 2010, 14:29
Responder
Menos cosas, más felicidad (5): los productos con los que limpiamos « La casita de Irene dijo...

[...] Copa menstrual. La adoro. Implica un gasto inicial más grande que el de una toalla higiénica, pero una vez que la usas no te explicas cómo no se difunde más. Sé que cuando se lee la manera de utilizarla suena un poco “sangriento”, pero es un proceso perfectamente natural que requiere muchos menos cambios que una toalla higiénica o compresa, además de que no se siente en lo absoluto (bueno, si la sientes es porque está mal puesta) y no acumula ningún mal olor. Para más detalles, recomiendo nuevamente -como hice en nuestra segunda entrada sobre Menos cosas, más felicidad- esta entrada reciente de Nebetawy en su blog. [...]

4 de octubre de 2010, 15:09
Responder
Karen, moda ética dijo...

Yo la uso desde hace dos años, y no le veo ningún incoveniente! Sólo que durante bastantes meses, me dolía al sacarla. Pero tampoco era tan insoportable como para dejar de usarla, así que lo asumí con alegría, pero me he dado cuenta que era tensión! porque ahora que me la quito casi sin pensar en lo que estoy haciendo, no me duele jamás.

Por otro lado, lo de las manos sangrientas nunda me ha pasado, y también creo que es cuestión de acostumbrarse a sacarla en la posición adecuada.

Yo lo que hago a veces, cuando el grifo me pilla lejos -o fuera- para lavarla, es vaciarla, limpiarla con un poco de papel, por dentro y por fuera y volver a ponérmela. Luego me lavo las manos y listo. Y la siguiente vez ya intento lavarla bien, además de hervirla después de cada uso.

Ahora mi gran misión es animar a mis amigas a probarla!

28 de diciembre de 2010, 15:22
Responder
Karen, moda ética dijo...

Quería decir hervirla después de cada ciclo ;)

28 de diciembre de 2010, 15:23
Responder
Nebetawy dijo...

Cierto lo de la tensión, si la eliminas, no duele nada. Y por fin, después de unos meses, yo también he conseguido eliminar el efecto manos sangrientas. YUJUUU! Realmente lo tiene todo. inconvenientes=0 :)

11 de enero de 2011, 23:27
Responder
Carmen Eva dijo...

Interesante lo que escribes, hoy es primera vez que la uso, me siento un poco rara, ya pase por el minuto mano sangrienta, y claro me imagino que se va adquiriendo mas manejo en el asunto...saludos

9 de diciembre de 2011, 5:47
Responder
Carmen Eva dijo...

Interesante lo que escribes, hoy es primera vez que la uso, me siento un poco rara, ya pase por el minuto mano sangrienta, y claro me imagino que se va adquiriendo mas manejo en el asunto...saludos

9 de diciembre de 2011, 5:48
Responder
Unknown dijo...

Yo llevo usándola cerca de 4 meses y me parece un gran invento, xo no consigo colocarla siempre bien, teneis algún truquillo o algo? Gracias

30 de julio de 2012, 7:16
Responder
Nebetawy dijo...

Bueno, lo que pasa a veces es que como hay que meterla doblada (sí, ya sé, la frase tiene cachondeo X-D) se queda doblada. Entonces es cuando puede haber escapes porque la sangre se sale por el lado que se ha quedado doblado. Lo que hay que hacer una vez introducida es asegurarse de que se desdobla dentro, y el borde queda totalmente circular agarrándose a las paredes. Así que al meterla, yo lo que hago es presionar el fondo de la copa con la punta del dedo, así hace como un pop, y ya noto como se desdobla y se agarra.

30 de julio de 2012, 21:19
Responder
Unknown dijo...

Lo probaré muchas gracias!! Me encantó el artículo.

1 de agosto de 2012, 15:57
Responder
Ati Killa (Copas menstruales y Toallas femeninas de tela) dijo...

Que bellas experiencias con la copa menstrual, a veces a difícil la primera vez, pero con el paso de los días se logra confianza y comodidad.
Y podría ser así para una cantidad mayor de chicas.
Las invitamos a conocer la Femmecup, somos distribuidoras en Colombia.

http://atikilla.blogspot.com/

Estamos atentas a quienes deseen contactarnos.
Saludos

16 de octubre de 2012, 1:28
Responder
Patricia Cabrera Carrio dijo...

Es muy realista lo que has dicho. Esta bien ser sincera porque todo el mundo habla de ella como si fuera un camino de rosas pero lo que más para atrás me tiraba era eso: que al ponértela seguro que te vas a llenar las manos de sangre como si se tratase de la matanza de TExas! Yo acabo de comprar una por interné, a ver que tal cuando llegue. Nunca me he llevado bien con los tampones, espero que esto resulte lo genial que parece.

17 de mayo de 2013, 13:14
Responder
Huara dijo...

Muy buenos datos! gracias por la info!
UnBeso!

2 de noviembre de 2013, 6:03
Responder
flamenk_84 dijo...

pues yo es raro la vez que me mancho al retirarla y.... Perdona ? la compresa pulcra ? a mi me da mas asco y me parece mas puerco llevar compresa y acabar con toda la sangre esparcida por toda la superficie y si tienes vello ya ni te cuento... a mi las compresas es lo que mas asco me dan, de hecho antes de la copa no usaba compresas solamente para dormir y porque no era bueno usar tampones y era raro el día que no amanecia toda manchada. En mi opinion lo mas pulcro es la copa. Para mi ha sido todo un descubrimiento y por supuesto todo ventajas.

28 de marzo de 2014, 14:12
Nebetawy

X-D Qué suerte! Debes ser más mañosa, aunque bueno, como decía fue sólo al principio. Con unos meses de práctica, hasta las torpes como yo podemos manejarla limpiamente (Aunque aún me mancho alguna vez, lo reconozco... pero no siempre! )
Yo tampoco me he tragado nunca lo de la pulcritud de las compresas, por mucho que te hagan la prueba del líquido azul ese y te prometan que no huele nada (perdona? lo que apesta es el plástico y los químicos que les meten a las compresas y no mi sangre menstrual, hasta el moño estoy de la cancioncita esa).
En fin, que para mí también la copa es lo más pulcro y lo más cómodo, y la sigo recomendado después de casi 4 años de uso.
Gracias por tu comentario :-)

Responder
mcupmexico dijo...

La copa menstrual es el mejor invento que hay, sobre todo en higiene, lo práctica que es, es muy cómoda y sobre todo nos ayuda a conservar al medio ambiente, ya que no vuelves a deshechar toallas (y tu dinero) a la basura. ¡Muchas gracias por el artículo!
Aquí viene más información de las copas menstruales http://mcup.com.mx/web/info/

28 de mayo de 2014, 3:50
Responder

Publicar un comentario