19 oct. 2010

Boicot a Nestlé

Hace años, creo que aún de adolescente, hice un boicot personal a Nestlé. No tenía muy claro de qué iba, pero había oído campanas sobre explotación infantil, y sobre no ayudar a salir de la  miseria a los países cuyos recursos explotaban, pagando sueldos ridículos al borde de la esclavitud, porque la situación ya les venía bien así, y siempre tenía que haber unos cuantos débiles para que el poderoso fuera más poderoso.

Era joven y entusiasta y quería salvar el mundo. Pero a menudo esa fuerza de juventud se pierde, a menudo no tienes toda la información que quisieras y al final tampoco tienes muy claros los motivos que te han llevado a tomar ciertas decisiones. Y a menudo, olvidas.

Ahora soy madre, defensora de la lactancia materna y bastante informada en este tema. Y las campanas sobre el boicot a Nestlé han vuelto a llegar a mis oídos. Pero esta vez sé de que va, y esta vez boicoteo de verdad, con conocimiento, y le daré toda la difusión que pueda.

Todos sabemos ya que la leche materna es el mejor alimento para el bebé los primeros 6 meses de vida, incluso en los anuncios de leche de continuación lo dicen porque les obliga la ley. Pero aún así, en esta sociedad hay mujeres que por una cosa u otra se deciden por la lactancia artificial. Aquí donde tenemos agua potable, gas y cacharros para hervir el agua, esterilizadores de biberones... pues no es lo ideal, pero tampoco supone un problema grave.

Pero ahora imagina a una madre que no tiene todas estas comodidades ni la información necesaria para saber lo que le conviene más a su bebé. En el hospital donde da a luz los médicos le dicen que pase de su propia leche, que le van a dar una mucho mejor. Gratis. Claro, la madre no se lo piensa y empieza a darle a su bebé la leche en polvo que le han regalado los amables y sabios doctores. La disuelve en agua en ocasiones sucia o contaminada, y sin hervir. No respeta las dosis recomendadas en el prospecto, porque hay que estirarlas para que dure más, porque no entiende el prospecto o porque ni siquiera sabe leer. Y si con un poco de suerte el bebé vive para contarlo, llega un día en que los polvos mágicos se terminan y entonces ya hay que ir a comprar. ¡Bravo Nestlé! Lo han conseguido, ya tienen una clienta más.



Y ahora, los datos espeluznantes: Según UNICEF, cada año mueren 1.4 millones de bebés por no ser alimentados con leche materna. Una buena campaña de promoción de las ventajas de la leche materna podría salvar centenares de miles de vidas al año. Pero Nestlé hace todo lo contrario, promocionando el consumo de leche en polvo en el sur del planeta, en las zonas más pobres, más explotadas, más manipulables... con el único fin de extender su imperio comercial.

Además de los sobrecogedores datos de muerte neotatal, está el tema de la esclavitud. Si hace 15 años había oído campanas, parece que no sólo era cierto, sino que en todo este tiempo no se ha puesto remedio o incluso ha ido a peor. Hay cosas que cuesta creer que hoy en día existan. Pero en los 2000, informes de la Administración Norteamericana y de la Organización Internacional del Trabajo confirman el tráfico de niños entre productores africanos de cacao: más de 110.000 niños trabajan jornadas de 12 horas en los campos de cacao en Costa de Marfil, de los cuales unos 10.000 o 15.000 son víctimas de tráfico humano y esclavitud.
Aquí os dejo un extracto del documental de investigación del periodista holandés Tony Van Der Keuken.



Por si fuera poco, Nestlé forma parte del Grupo de Trabajo sobre el Aceite de Palma Sostenible. ¿Y qué tiene eso de malo? El aceite de palma resulta muy barato y Nestlé lo utiliza también para elaborar sus chocolates. El problema es que para conseguirlo, está causando una deforestación bestial en Indonesia y Malasia.

Estos son los motivos por los que no consumo ni consumiré productos Nestlé nunca, en la vida, aunque juren que van a cambiar su política comercial, aunque cambien realmente. Tantos miles de niños muertos, de infancias robadas, de bosques destruídos... tanta indiferencia no merece perdón.

Alguna vez difundiendo este tema con amigos y conocidos, siempre ha salido la típica excusa para mirar a otro lado: "bueno, pero es que si lo boicotearas todo no consumirías nada, porque vete a saber lo que hacen los demás..." Bien, puede que no tenga toda la información que desearía acerca de la procedencia de las cosas que consumo. Pero sé que Nestlé lo hace, y como lo sé, no les compro nada, ¿cómo podría dormir por las noches si lo hiciera? Excusas, excusas baratas que no entiendo. Y si me entero de otras marcas que obren de forma poco ética tampoco las compraré. Y si tengo que dejar de consumir y vivir de los 4 tomates y patatas que plante en una maceta, que así sea. Tal vez así cambien las cosas. Aceptando y mirando a otro lado, seguro que no. Y saberlo y seguir comprando es ser cómplice de muerte, deforestación y esclavitud.

Yo no lo apruebo y lo desprecio, y en mis compras, como en todo lo demás, soy consecuente con lo que pienso. Yo boicoteo y animo a boicotear a Nestlé, y todo lo que abarca:

Cafés, tés y cacaos: NespressoNescafé, Nesquik, Nestea, Bonka, Eko
Nutrición Infantil: Nestlé, Nativa, Nidina, Naturnes, y la nueva máquina BabyNes y sus cápsulas (algo así como una Nespresso para biberones)
Agua mineral: Perrier, Aquarel, Viladrau, San Narciso, Vittel
Dulces: Smarties, Kit-Kat, Lion, AfterEight, Quality Street, Toffee, Polo, MottaLeche condensada: El Castillo y Finessa (marca blanca fabricada por Sonepa para supermercados Lidl)
Chocolate: Perugina, Nestlé, Milkybar
Cereales: Golden Grahams, Chocapic, Estrellitas, Fitness, Cheerios, Fibre1, Nesquick
Pasta: Buitoni
Platos preparados: Litoral
Dados para caldo: MaggiConservas: Solís
Congelados: Findus, Mare Fresco, La Cocinera
Helados: Nestlé-Camy
Comida para animales: Friskies, Purina, One
Yogures y postres lácteos: La lechera, Sveltesse, Ideal, Nestlé (antiguamente Chambourcy), Natillas de vainilla y natillas de chocolate Eroski (también fabricadas por Sonepa como marca blanca)
Cosméticos: L’Oreal, Lancome (que además experimentan con animales)
Parafarmacia: Innéov

Además de todo esto, Nestlé es la marca que más aparece en rojo en la lista verde y roja de transgénicos de Greenpeace

Para saber más:

Baby Milk Action
El cacao de Nestlé en África
International Labour Rights Forum; Cocoa campaign
Fair Trade, Child Labour Convention, 1999
Greenpeace denuncia a Nestlé por la deforestación en Indonesia
Listado internacional de marcas que pertenecen a Nestlé


10 comentarios :

azulitoclaro dijo...

O_O
Había oído algo de la leche por lo mismo que tú (porque amo la lactancia y he recibido... ¿y/o dado?) todos sus beneficios. Pero me quedé corta porque no pensé en lo obvio que resultaba que esas estrategias de venta estuvieran acompañadas de otras más de producción abusiva (orquestada por los gobiernos de turno, sin duda... como el de mi país, donde la palma para aceites de motores es más importante que la tierra para alimentar seres humanos).

Me uno al boicot. Gracias.

19 de octubre de 2010, 10:45
Responder
Otra vez como en botica… « La casita de Irene dijo...

[...] cortas de otras mamás bloggeras que sin querer coinciden un poco con lo que acabo de mencionar: Boicot a Nestlé (al que me uno totalmente) y De “madres vaca” y periodistas fatuas. Cada vez me [...]

19 de octubre de 2010, 11:52
Responder
wops dijo...

tengo un boicot con nestle y con danone, sinceramente no sabia los motivos por lo q lo hacia, no engañaré, pero sabía q algo raro se cocia y, teniendo tantas alternativas, pues dije no a nestle y danone, y con nestle tengo ahora más motivos para seguir así.

20 de octubre de 2010, 12:15
Responder
uterosdeguerrilla dijo...

Zagala!! qué genial artículo, comparto! :**

20 de octubre de 2010, 22:39
Responder
Helga dijo...

uff... no tenía ni idea! gracias por la información guapísima, en casa nos unimos al boicot sin dudarlo!

22 de octubre de 2010, 15:41
Responder
¿Cuánto debe comer un bebé? « La casita de Irene dijo...

[...] cantidades absurdas, para inflar mercados, para mantener activos los balances de multinacionales -como Nestlé (a la que hace un tiempo boicoteamos)- y para hacernos pensar que necesitamos más de lo que es realmente necesario. Los indicaciones [...]

28 de marzo de 2011, 21:24
Responder
maría dijo...

He encontrado éste blog buscando info sobre el boicot, y escribo para informar, a quien no se haya dado cuenta, de que nestlé ha comprado la empresa SONEPA, que es la marca "fabricante" de la leche condensada EL CASTILLO, y fabrica para muchas marcas blancas, entre otras, LIDL y MERCADONA.

Saludos.

25 de abril de 2011, 13:50
Responder
Nebetawy dijo...

Hola, María, he verificado lo de la leche condensada El Castillo y Finessa (marca para Lidl) y las natillas de vainilla y chocolate de Eroski. No me consta nada de Mercadona. Hasta el momento, es una de las marcas más limpias que conozco. Muchas gracias por la información. Actualizo la lista.

23 de junio de 2011, 1:25
Responder
Ira dijo...

Excelente post, me ha encantado cómo lo has explicado, yo cómo tú en la post adolescencia también me uní al boicot a Nestle, viendo tu lista me he dado cuenta de que hay productos que si consumo y que vamos a retirar de nuestra lista de la compra pero ya! Un abrazo!

1 de noviembre de 2011, 20:28
Responder
Nebetawy dijo...

Gracias Ira. Te recomiendo pues que te mires el enlace del listado de marcas internacionales. Igual aún te puedes llevar alguna sorpresa. Y es que los tentáculos de Nestlé son tan largos que necesitaría un post entero para poner absolutamente todo lo que abarca. Y luego están las supmarcas de las marcas, por ejemplo, cito a L'Oreal en cosmética, que es la marca grande, pero no hay que olvidar que Maybelline o Garnier también pertenecen a L'Oreal, por ejemplo. Y The Body Shop, que siempre se ha conocido como "La marca de belleza original, natural y ética", también fue adquirida por L'Oreal en 2006 por una millonada, lo que creó cierta controversia porque L'Oreal experimenta con animales y está en contra de la filosofía de Body Shop. (Información extraída de Wikipedia)
Así que, ante la duda, mirar siempre detenidamente la etiqueta. :-)

1 de noviembre de 2011, 21:01
Responder

Publicar un comentario