29 jun. 2011

Estoy con Bob Esponja

Como ya comenté en otro artículo sobre dibujos animados, Bob Esponja es una de mis serie de dibujos animados preferida. A mi parecer, es una serie que fácilmente pueden ver padres e hijos juntos, porque los niños se emboban con los colores, las formas de los personajes, y los padres podemos disfrutar de las sutilezas que hacen referencia al mundo real, escenas de crítica social y de la vida cotidiana, como el trabajo, la maternidad o el abuso de poder de las autoridades. Y tanto los guiones como los personajes tienen una originalidad que se echa de menos en otros dibujos, que total, como son para críos, tampoco hay que matarse. Aquí pongo un cachito de un capítulo que habla sobre m(p)aternidad, no elegido porque sea el mejor, sino por ser el tema de este blog:



Me indigna que algunos espectadores, sin duda sin haberse molestado en mirarse algún capítulo entero detenidamente, hayan formulado quejas tachando a la serie de violenta y se la ponga en el mismo saco que Gormiti, Código Lyoko y Batman.
Por partes:

Gormiti son cuatro niños normales que tienen el poder de convertirse en un momento dado en los señores de la naturaleza y viajar al mundo de Gorm, y cada uno de ellos tiene el poder de alguno de los elementos. Y así se pasan la vida luchando contra el mal y las fuerzas oscuras.
Código Lyoko son cuatro compañeros de clase que descubren un superordenador que lleva a un mundo virtual donde está X.A.N.A., un virus malvado que ha ha virtualizado a Aelita, otra niña de su edad, y que pretende virtualizar el mundo entero. Estos 4 amigos luchan constantemente por salvar a Aelita y por detener a X.A.N.A en sus malvados planes.
¿Qué argumentos tan originales ambos, verdad?
Batman es un superhéroe. Los superhéroes luchan contra los supervillanos, es ley de vida. Y en esas luchas hay violencia, está claro. ¿Apropiado para niños? Pues seguramente no. Pero la lucha entre superhéroes y supervillanos ha estado ahí toda la vida, no es cosa de escandalizarse a estas alturas. El bueno siempre gana y el mundo no explota ni se va al garete.

Pero en cambio, en esta lista de series tan criticadas por los padres por violentas, no está Pokémon, que básicamente consiste en que hay unos bichitos supermonos que están encerrados en una bolita y sus amos les obligan a luchar por puro entretenimiento del personal. Y encima cuando la mascota pokémon de un entrenador pierde, se tiene que ir con el entrenador ganador. O sea, que ya no es la violencia en sí de los combates, sino todo el planteamiento de la serie lo que es cruel en general, y hace apología de la esclavitud en particular. Pero de esta no se queja nadie, yo es que alucino.

¿Y los dibujos de antaño? ¿Alguien se acuerda de Candy Candy, por ejemplo? Pues aquí os dejo otro corte.



Ahí estamos. Un padre adoptivo insulta y pega a su recién adquirido hijo unas hostias como panes y las monjitas del orfanato le ríen la gracia y nos pintan que es supernormal. En mi opinión, violencia hay en todas partes, sólo hay que saber identificar la violencia realmente dañina.

4 comentarios :

Jessica Rodriguez dijo...

totalmente deacuerdo, yo veo bob esponja, mis niños lo ven, y la veo super original, a veces un poco tonta pero son dibujos... esa paciencia que tiene bob esponja con Patricio no tiene precio

29 de junio de 2011, 21:56
Responder
Kim dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo, nosotros no solemos ver mucha TV en casa pero mi hijo mayor y yo somos fans de Bob Esponja. Me ha puesto los pelos de punta el vídeo de Candy Candy, de pequeña vi la serie entera pero no recordaba este episodio. En cambio, sí que recuerdo que algunos de los contenidos de las series que veía de pequeña eran cuestionables por utilizar un eufemismo. El problema no es tanto la violencia en si, sino el contexto en el que se encuentra: no es igual presentar una escena de violencia para condenarla que insertarla en un contexto cotidiano, presentándola como algo normal e incluso divertido, como en el ejemplo de Candy Candy que has puesto.
De todas formas, creo que el verdadero peligro de la televisión es dejar que los niños la vean solos, si están con nosotros podemos explicarles aquellas escenas que les puedan impactar o que no llegan a entender; ahora, si la intención es que el peque se quede toda la tarde delante de la TV para que se entretenga solo, muy pocos contenidos serán apropiados.

29 de junio de 2011, 22:06
Responder
Nebetawy dijo...

Yo tampoco recordaba lo de Candy. Pero mira, un día me dio por rememorar viejos tiempos y empezar a verla. Ese fragmento es del primer capítulo y me quedé desconcertada. Ya he perdido todo interés en seguir viendo la serie.
Cierto es que somos los padres los que debemos estar con los niños cuando ven la tele y saber qué están viendo, en vez de estar mandando quejas para que supriman programas. Cada uno que vea en su casa lo que quiera y deje disfrutar a los demás.

30 de junio de 2011, 19:41
Responder
Nebetawy dijo...

Yo por las opiniones que he visto, no hay muchos términos medios, o lo odias o lo adoras. Es lo que tiene la genialidad ;-)

30 de junio de 2011, 19:42
Responder

Publicar un comentario