7 jun. 2011

Un día gris

Estoy triste y gris como el día. Desde hace un par de días apenas puedo pensar en otra cosa que no sea Habiba, su bebé, y lo mal que está el mundo.

Yo no quería tener hijos. Antes pensaba que el mundo era una mierda y que no tenía sentido hacer venir a más niños. Tenía la utópica idea de adoptar, para tratar al menos de darle una vida mejor a los niños que ya estaban en el mundo pero no tenían a nadie. Luego crecí y me di cuenta de que eso era caro, complicado, y con el tipo de vida que llevaba nunca me iban a conceder ese privilegio. Pero luego llegó Niobe, y es lo que mejor que me ha pasado en la vida. Me ha devuelto el espíritu adolescente de que podemos cambiar las cosas, y me ha devuelto las ganas de renovar y sanar el mundo en el que ella viva mientras yo esté y cuando ya no esté. Me he vuelto más ecológica y más responsable. Me he vuelto más positiva y más luchadora. Me he convertido en una persona mejor.

Pero resulta que en estas dos últimas semanas me he manifestado en la Plaça Catalunya por una brutal carga policial contra gente acampada pacíficamente y desarmada, he enviado e-mails, tweets y comentarios en facebook para que no utilicen a un chimpancé en el programa televisivo Involución, he enviado el Plan de Parto Subversivo al hospital donde tuve a mi hija entre otros y a la SEGO, por la iniciativa Sr. ginecólogo, si usted sabe parir mejor, adelante!, conmemorando el Día mundial de los Derechos del Nacimiento, he enviado un fax al Juzgado de Instrucción de Vigo para apoyar a una homeschooler imputada por abandono de familia, y por supuesto, he enviado los emails correspondientes al IMMF, al defensor del pueblo, al defensor de los derechos de la infancia y a la Fundación Raíces para que le devuelvan a Habiba su bebé.

Y con todo lo que se está haciendo por Habiba y mi interés por saber cómo va la cosa, me entero de otros casos que desconocía: Una niña de 14 años que se queda embarazada de un vigilante del centro de menores que la acoge y a los 11 meses le quitan a su bebé, padres que pierden la custodia de sus hijos por quedarse en el paro, centros de acogida de menores que utilizan cuerdas para inmovilizar a los niños cuando se descontrolan, métodos conductistas para "enseñar" a las madres adolescentes a ser madres, basados en el destete temprano, en la alimentación por la fuerza y en el dejar llorar a los niños para enseñarles a dormir, niños separados de su familia de acogida, con la que ya han creado un vínculo afectivo importante, no para reubicarlos en su familia biológica sino para devolverlos al centro de menores...

Cerca de 35.ooo niños en España se encuentran acogidos en instituciones públicas y España es uno de los países que más adopta en el extranjero.

A lo que iba, que yo no iba a tener hijos y había descartado la adopción por imposible. Pero con Niobe me di cuenta de lo mucho que me gusta ser madre, y como yo he sido hija única y me he sentido muy sola, no quería que mi hija corriera la misma suerte. Así que me planteé tener más hijos con el tiempo. Pero tampoco estaba muy segura porque el mundo sigue siendo una mierda, y regalar hermanitos o intentar un PVDC para sanar mis heridas no inclinaba lo suficiente la balanza. Pero entonces, a través de mi jefe que tiene un niño acogido desde hace 8 años, conocí esta opción. Y me pareció perfecto, porque así Niobe no estaría sola y yo podría extender mi ejercicio de madre a alguien más y sentiría que por sucio y corrompido que estuviera el mundo, estaría haciendo algo bueno por alguien.

Creía que seríamos la familia ideal porque yo estoy en casa cuidando de mi hija a tiempo completo y mi marido casi siempre está también porque sólo trabaja de viernes a domingo, y vivimos en la montaña en un ambiente de paz y tranquilidad, con calles en las que correr y bosques en los que jugar, y criamos con amor en lugar de adiestrar con métodos, y mis pechos aún tienen leche por si algún niño fuera muy pequeñito...

Pero ahora creo que desde el otro lado se ve así: ¿y cómo vais a mantener a una familia y una hipoteca con esos ingresos? Sí, hay mucha gente que no se puede creer que vivamos con lo que vivimos. Suele ser gente que no concibe no comprarse un bolso o unos zapatos cada semana, o no sabe lo que es una fiambrera y se va al restaurante todos los días laborables. ¿Y cómo vas a criar niños ahí en una montaña, sin relacionarse con otra gente? Porque también se sabe que la gente que vive en la montaña nunca habla con nadie, ni va a la ciudad a hacer compras o gestiones, y se vuelve cascarrabias como el abuelo de Heidi. ¿Y todavía das el pecho? ¿A tu hija de 2 años y 3 meses? ¿Y aún duerme con vosotros? ¡¡¡¿¿¿Y se te ha pasado por la cabeza siquiera darle el pecho a un niño que no sea tuyo???!!!  Y a estas alturas, ya no solo me he tachado de la lista para siempre, sino que me he puesto a mí misma en el punto de mira. Ahora mismo soy una mujer sin trabajo que tiene graves y perversas desviaciones mentales y en nada tengo a los asistentes sociales haciendo visitas sucesivas a mi casa hasta que encuentren alguna motita de polvo que les de motivos para quitarme a mi propia hija.  Además, yo quería entrar en el programa de familias de acogida para darle amor y un hogar a niños que no lo tuvieran. Pero yo no quiero que le quiten los niños injustamente a nadie y menos que luego me los den a mí. Y claro, no creo que allí se pueda ir en plan: "Hola buenas, vengo a pedir un niño, pero uno que esté desamparado de verdad, no uno arrancado traumáticamente de los amorosos brazos de su madre".

Así que tenemos todos los papeles que se requieren a punto: el certificado de salud física y mental, el certificado de antecedentes penales y la hoja de empadronamiento. En una semana, cuando mi marido terminase sus exámenes, pensábamos pedir hora para la primera entrevista. Pero ahora ya no sé que hacer ni qué pensar. Mi abuela a veces me dice que Niobe ya está viendo a su hermanita. Ella cree que cuando un niño juega a mirar a través de sus piernas, es que está jugando con el que está por venir. Yo me la miraba incrédula. "No se sabe cuando vendrá, pero vendrá", me decía convencida. Tan convencida como cuando decía, antes de que nadie lo supiera, que Niobe era una niña. Y no creáis que no se me dibuja una sonrisa... pero el mundo sigue siendo una mierda. Puede que mañana escampe y ya no sea un día gris. Pero todo lo demás seguirá donde está.




¿Dónde está Miguel? la web sobre el caso de la menor embarazada del segurata. Échale un vistazo también a todos los links del segundo post y verás de qué te hablo.

9 comentarios :

Carol dijo...

He empezado a leerte y parecía que estaba leyendo mi mente. Yo tampoco quería tener hijos, ya has explicado muy bien por qué.
También pensé en adoptar, pero como tu no lo veía viable.
Cuando tengo un día gris me planteo si hice bien trayendo a mi hija al mundo. Luego pienso que entre tod@s podemos conseguir un mundo mejor.

7 de junio de 2011, 20:12
Responder
Anuska dijo...

Sí, tienes razón, este mundo es una mierda. Pero todavía hay gente, como tú, que no se dejan llevar por los cánones que rigen en una "familia normal". Hoy prevalece el "eres lo que vales" por lo que se tiene y no por lo que realmente se es, por lo que se es de corazón. Y tú tienes un corazón inmenso. Sigue tu institnto, escucha tu corazón. Da igual que el mundo sea una mierda. Para un niño, su mundo es su familia. Y, en este caso, su familia será un hermoso espejo en que mirarse.

8 de junio de 2011, 1:30
Responder
Nebetawy dijo...

Qué bonitos comentarios, chicas. Gracias a las dos. ;-)

9 de junio de 2011, 14:21
Responder
azulitoclaro dijo...

Uff, te leo y parece que me leyera... o, mejor, expones de tal manera tus pensamientos que no puedo decir nada más que estoy totalmente de acuerdo contigo. Y no sé si a estas alturas ya se fueron las nubes, pero yo aún las veo y no tengo respuesta. Sólo, quizás, lo del hermanito: también quisiera que Irene estuviera viendo el suyo. Pero debemos esperar a que la vida nos lo regale.
;)
Un abrazo (con todo el corazón. Oh, ¡mundo jodido!)

13 de junio de 2011, 17:11
Responder
Kim dijo...

Me ha encantado lo que he leído de tu blog, y en especial esta entrada. No lo consideres un día gris, seguro que si lo intentas ver a través de los ojos de tu hija tendrá todos los colores del arco iris.
Un abrazo.

14 de junio de 2011, 0:29
Responder
nosomres dijo...

No había mirado tu bloc hace ya días, ahora con el traslado que anuncias lo acabo de redescubrir: sois una familia estupenda y ya que tengo la suerte de conoceros, no se me ocurre un lugar mejor que vuestro hogar para criar a Níobe y para acoger a todos los niños que os diera la gana. Sabes que existen opciones más conservadoras, pero vuestra opción de vida es tan válida como la de aquellos que sólo piensan en los objetivos laborales, en las horas extras y en los putos smartphones último modelo, que yo creo que los deben comprar para que al menos, entre el dueño y el teléfono sumados, haya algo que sea "smart"...
Sois la ostia. Tú ni caso, si viene asistencia social a tu casa les tiras un gato a la cara en plan ida de la olla, y así os visitarán de vez en cuando como si vinieran de una secta a convertiros al camino correcto.
Un abrazo,
Ismael

5 de julio de 2011, 18:36
Responder
Nebetawy dijo...

Azulitoclaro, o también soy de las que piensan que lo que tenga que ser será, así que prefiero no agobiarme. Niobe vino cuando quiso y si quiere venir otro lo hará. Y si mientras tanto tenemos la oportunidad de ofrecerle el calor de una familia a otros niños, por más o por menos tiempo, pues eso que no quedará para siempre a todos nosotros. :-)

22 de septiembre de 2011, 18:04
Responder
Nebetawy dijo...

Gracias Kim. Pues sí, la verdad es que un día gris lo tiene cualquiera, pero en general, soy mucho más optimista y más positiva que antes de ser mamá. ¿Casualidad? Pues fijo que no. Parece un tópico, pero sólo hay que mirar a un niño reír (y si es tu hijo/a ya ni te cuento) para sentirse bien.

22 de septiembre de 2011, 18:12
Responder
Nebetawy dijo...

Ismael! Qué ilusión y qué bonito comentario! Pues mira, esta vez he sido yo la que se ha perdido unos cuantos comentarios y ha tardado en contestar. En fin, que recuperaba este post para decir que sí, que al final lo hicimos, entregamos la solicitud y ya nos ha llegado la carta que dice que de momento reunimos los requisitos mínimos y que ya podemos empezar con las entrevistas de valoración. En fin, que ahora ya por muy buenos que nos creamos, dependerá de lo que piensen los asistentes sociales. Pero al menos lo hemos hecho. Si nos tumban nos dolerá, pero ya no nos quedará el resquemor de no haber dado el paso.
Oye, y he visto que tienes un blog y he ido a chafardear toda emocionada, pero está vacío! Lástima. Te animo a que lo llenes. De verdad eres un tipo cuyas opiniones merece la pena conocer y compartir.
Besotes a los dos!

22 de septiembre de 2011, 18:23
Responder

Publicar un comentario