28 ago. 2011

El abogado del Diablo. Capítulo 1

Inauguro esta sección porque alguna vez, en alguna noticia o artículo referente a niños, o crianza o cosas de "habichuelas" en general, me he dado cuenta de que no estoy del todo de acuerdo con la opinión de la mayoría, y a veces me gustaría comentar o expresar mi punto de vista, pero al final no lo hago porque siento que en un simple comentario no podría expresarme lo suficiente y parecería que estoy en el otro bando. Pero distinto sería si le dedicara todo un post al asunto, así que allá va:

Dejar o prohibir que los niños entren aquí o allá

Una cafetería de Bilbao ha decidido prohibir la entrada a los niños al establecimiento, vayan o no acompañados por sus padres. Así que se ha desatado una gran polémica porque algunos padres lo ven como algo discriminatorio. Aquí una encuesta y los comentarios. Yo francamente, no lo veo para tanto.

Recuerdo yo aquellos tiempos en los que tenía 14 o 15 años y salía con mis amigas e íbamos probando de antro en antro a ver en cuál no me quedaba en la calle porque ni pintada como una puerta pasaba por 16 y siempre me pedían el carnet. Me fastidiaba, pero las cosas eran así. Y sin ir tan lejos en el tiempo, hoy en día tengo una hija de 2 años, y a veces vamos los 3 a pasear al centro y cuando nos cansamos nos moriríamos por entrar en el Valhalla a tomarnos unas birras, pero no podemos porque no pueden entrar menores. Así que nos vamos al Sweet Gaufre a tomar un batido y cosas ricas. Es lo que hay, las cosas siguen siendo así. Y no hablo de horarios no infantiles, sino de las 6 de la tarde.

¿Y por qué en un bar musical no pueden entrar menores, todo el mundo lo sabe, a nadie le sorprende, y en cambio en una cafetería o restaurante o lo que sea, no puede aplicarse la misma norma? Pues no lo acabo de entender. No es porque se sirva alcohol, ni porque se fumara en los tiempos en que se fumaba, porque también hay alcohol y había tabaco en los otros bares y restaurantes. El motivo es el ambiente. Y creo que uno cuando sale tiene una idea de a dónde quiere ir y lo que espera, por lo tanto, el dueño de un local debería poder tener el modo de garantizar ese tipo de ambiente.

Digamos que es una noche especial, y quieres que todo sea romántico, tranquilo y perfecto. Puede ser una primera cita, puede ser una cena de pedida de mano, o puede ser una de esas raras noches en que has conseguido dejar a los niños con los abuelos o con quien sea, y crees que por fin vas a tener un rato íntimo y te vas a acordar de cuando erais novios, os vais a sentir jóvenes de nuevo, sin niños...

Y que quede claro que no me voy al otro bando, precisamente por eso apoyo la postura del dueño del local. He visto comentarios que se quejan de la falta de educación de los niños de hoy en día, que si no se están quietos, que si no se les puede sacar de casa, que si los padres deberían educarlos mejor y no tenerlos asilvestrados por ahí de cualquier manera... y me parecen aberraciones y mucha pena me dan los hijos de las personas que piensan así. Yo apoyo como la que más el derecho de los niños a ser niños, a que jueguen, corran, y pinten en los manteles (si son de papel, evidentemente) Por eso pienso que, con esta filosofía, hay sitios a los que yo personalmente ya no iría con mi hija, porque sé que es incapaz de permanecer quieta media hora. Yo tengo el sentido común de saber dónde nos sentiríamos cómodos con la niña y dónde no, ya no solo por los demás, sino por nosotros mismos. Igual que no se me ocurriría entrar a una tienda de ropa comiéndome un helado, pero como hay gente para todo, algunos tenderos prefieren poner un cartel de "prohibido comer" en la puerta. Y es perfectamente comprensible.

En fin, que no conozco al señor del establecimiento y no tiene por qué caerme mal por poner un cartel, es su local y es su decisión. Y tampoco es que se esté excluyendo a los niños de la sociedad y esas cosas que se dicen, al menos, no en este caso. Distinto sería que se convirtiera en una ley o algo así. Pero siempre habrá bares y restaurantes de distintos ambientes, creo yo, y no creo que se extingan los familiares. Tampoco creo que sea comparable al racismo, como también he leído en la mayoría de los comentarios. Yo creo que somos mayorcitos y sabemos a dónde nos gusta ir y dónde no. No existe, que yo sepa, ningún bar donde se prohíba la entrada a los negros, pero sí existen bares a los que si fuera un negro le darían una paliza. Yo no tengo ningún tipo de interés en ir a un bar de esos, y si lo tuviera sería idiota. Pero existen. Y a los dueños nadie les monta un pollo porque no hay ningún cartel en la puerta.


15 comentarios :

Carol dijo...

Cuando leí la noticia la verdad es que me indigné, pero si bien es verdad que siempre ha habido locales donde el derecho de admisión puede dejar a quien lleve calcetines blancos en la calle, por poner un ejemplo. Yo se de bares gays donde las mujeres no son bien recibidas y no pasa nada, creo yo.
Después de leer tu post ya no tengo tan clara mi indignación.

29 de agosto de 2011, 20:16
Responder
UterosdeGuerrilla dijo...

Pues eso, ¿que para que algunos estén a gusto necesitan excluir a otros? Bah, historia vieja. Y además de los ejemplos que pones, que me han hecho "verlo" enseguida, tenemos ejemplos muucho más sutiles de cómo excluímos a gente para estar en nuestra "salsa"... yo misma prefiero decir mis guerrilladas fuera del alcance de los ojos de ciertos buenos amigos...
Me ENCANTA el nuevo diseño de la web!!!
:*

29 de agosto de 2011, 22:28
Responder
Nebetawy dijo...

Carol, yo confieso que también me indigné un segundo, creo que porque a veces nos dejamos llevar por una idea generalizada de algo que es en realidad más concreto, y sobretodo por las opiniones de los que se supone que piensan como nosotros. Así es como se forman las turbas enfurecidas, los disturbios, los linchamientos y todo eso. Pero luego le di una vuelta más, pensé en cuando yo no era madre, y que a mí no me gustaban nada los niños, y supongo que no me haría gracia encontrármelos siempre cuando salía por ahí. No hablamos de un mundo sin niños, sino de lugares determinados.

29 de agosto de 2011, 23:15
Responder
Nebetawy dijo...

Ahí estamos, Guerrillera. Que me digan un sitio donde todo el mundo esté a gusto, que fletamos un avión con los mandamases del mundo mundial y los dejamos ahí un rato que se fumen algo juntos.
Gracias por lo del diseño! Probé otra plantilla antes que esta que nos gustaba un poco más, pero me daba algunos fallos. Este también tiene, aunque no tantos. Espero poder arreglarlos, si no tendré que volver a cambiarlo y no quisiera... es tan bonitoooo!! X-D

29 de agosto de 2011, 23:21
Responder
Ileana dijo...

Interesante tu reflexión... Es cierto que se puede "segmentar el mercado" y así mismo como hay quien pone un parque para invitar a las familias con niños a entrar, haya quien cree otro tipo de ambiente para adultos...

Pero yo creo que hay un matiz entre que sea el cliente quien elija no entrar, porque sabe que ese no es "su ambiente"... O que tú crees en tu negocio un ambiente determinado que ya de por sí no invita a determinado tipo de personas a entrar...

Y otra que se pongan carteles de "prohibido entrar niños" o prohibido entrar "fulanito". Me parece feo, de mal gusto...y que se suma a las ya de por sí abundantes tendencias "niño-fóbicas" de la sociedad...

No sé, es que si en general las políticas fueran favorables a los niños, a nadie le importaría que cada uno hiciera con su bar lo que le diera la gana... pero es que estas cosas se suman a otras tantas!

¡Bienvenidos los abogados del diablo! ;-)

Besos grandes!!!

30 de agosto de 2011, 13:25
Responder
LILIANA CASTRO MORATO dijo...

Si, es preciosa la plantilla, felicitaciones! Y,...
de abogada del diablo creo que poco; tengo 3 hijos y bien que por sentido común se donde entrar con uno, con los tres o con ninguno!!! creo que lo de poner avisos como éste, es inadmitible; el ambiente de un lugar da muestra de lo permitido o no, hay lenguajes no verbales clarisimos!!!

Mi hijo mayor en muchas ocasiones durante estos 11 años ya cumplidos, ha compartido SOLO mi esposo y yo lugares finisimos y mira que bien se porta, como parte de mostrarle la importancia del "bien" portarse en determinados lugares que no son para "todo" aun siendo niño. Bien conocen lo muy activo que ha sido y ha sido maravilloso compartir con él en espacios como estos donde si pasa una mosca volando rapido, quizas molesta. Pero no nos hemos topado con tal cartel!! Bien sabemos que con los tres (11, 7 y 2 años respectivamente) seria imposible tener una agradable experiencia en un lugar como estos. Creo como Ileanna que somos los adultos que debemos elegir donde entrar o no... bien pasa con los colegios con los que en estos momentos tengo severo lio.. eso del derecho de admisión, es un grueso problema para el ejercicio de los derechos de niños y niñas. Les dejo un abracito colombiano a todos y todas!!

30 de agosto de 2011, 14:50
Responder
María dijo...

Entiendo tu postura pero lo cierto es que opino que el fin no justifica los medios. Me explico: es normal que en determinados momentos busquemos un determinado ambiente. Por eso, los locales que, por ejemplo, quieren ofrecer un ambiente de tranquilidad y silencio "relativo" se lo exijan a sus clientes, porque si no es imposible ofrecer lo que los clientes buscan. Pero el hecho de que lo hagan prohibiendo la entrada a un sector de la población no me parece aceptable. Muchos niños tranquilos disfrutarán cenando con su familia en este local. Los que no, como mis hijos, no necesitan que les prohíban entrar: con que nos informen de que en ese local no se puede "alborotar" yo no entro con mis hijos (ni yo misma, que soy bastante ruidosa) y punto.

30 de agosto de 2011, 15:56
Responder
Nebetawy dijo...

Gracias por la bienvenida, Ileana X-D Bien ha de haber un poco de todo, no? Que si no parece que siempre nos estemos dando la razón unas a otras, y así mola más ;-)
Cierto es lo del sentido común, y cuan fácil sería todo si todo el mundo lo tuviera. Pero lamentablemente no es así, no siempre puedes fiarte de lo que van a hacer los demás. Volviendo al ejemplo del cartel de "prohibido comer", seguramente quien lo ha puesto es porque ya se ha encontrado alguna desagradable sorpresa. Lo mismo pienso del dueño de la cafetería... tal vez ha tenido ya que pasar algunas situaciones desagradables antes de poner ese cartel.
No veo tan grave lo del cartel en sí, porque donde no hay un cartel hay un señor con malas pulgas en la puerta y dice que le enseñes el carnet y si eres menor no entras, o si llevas zapatillas o sandalias con calcetines o cualquier cosa que no le guste. Viene a ser lo mismo y eso está ahí de toda la vida.

30 de agosto de 2011, 18:30
Responder
Nebetawy dijo...

Gracias Liliana :-) Pues yo a decir verdad, no entraría a un sitio fino de esos, hubiera niños o no. Simplemente porque no me va ese tipo de sitios. Pero como decía en el post, hay otras sitios a los que sí me gustaría ir y no puedo cuando voy con la niña. Si entramos a debatir sobre os derechos de admisión en los bares, tendríamos que remontarnos mucho más allá, porque en realidad, de una forma u otra, siempre ha habido ciertas restricciones, nos guste o no. Un abrazo a tí también!

30 de agosto de 2011, 18:34
Responder
Nebetawy dijo...

María, yo también entiendo tu postura, aunque alomejor no se trata sólo de alborotar. En fin, simplemente hay gente a la que no le gustan los niños. Oh, sí! Y son personas normales! no son ogros ni brujas ni nada de eso X-D A mí no me gustaban nada los niños antes de ser madre. Y a mi hombre tampoco. Y tenemos amigos a los que no les gustan los niños, y no les obligamos a que les gusten. Nos vemos menos y si es posible, sin niña. Y no pasa nada. Ya tenemos otros amigos con niños para hacer cosas más familiares.
Y cuando éramos jóvenes, mucho menos. A los jóvenes les gusta sentirse libres, y cuando salen quieren desfasarse y poder hacer lo que quieran sin preocuparse de que hay niños mirando y esas cosas. En fin, dudo que sea el caso de la cafetería esa, pero es un ejemplo. Supongo que por eso en los bares musicales no pueden entrar menores. Como dije antes, para garantizar un tipo de ambiente, no es por los niños, no es porque vayan a tener pesadillas o algo así. Si no existieran restricciones de ningún tipo, sí que entendería el revuelo, pero es que ya hay cientos de bares en los que los niños no pueden entrar. Es por eso que no me cuadra.

30 de agosto de 2011, 18:46
Responder
MaGiA dEL mOmEntO dijo...

Nebetawy,

Comparto tu postura. Como tu decías al principio del post yo no se explicarla bien con pocas palabras.
Me fío de mi criterio y no creo que me hagan falta carteles para entrar o no en un sitio pero por si me despisto prefiero saber de antemano que no soy bienvenida (por mujer, por hetero, por blanca, por madre... ) que encontrarme con malas caras y una invitación a salir.
Y la verdad, cuando yo salgo a disfrutar de un momento de tranquilidad o de juerga tampoco me gusta que me la coarten, sean niños (que ya me dirás que hacen a las doce de la noche en un local!) o adultos.
No ves, ya estoy divagando...

Abrazos "con sentido común no haría falta la prohibición"

Pdta: quería compartir este post en mi fb pero no veo el dichoso botoncillo...

30 de agosto de 2011, 19:55
Responder
Nebetawy dijo...

Hola Magia. Bueno, lo de la hora no siempre es el caso, normalmente en los lugares donde no pueden entrar niños, da igual que sean las 12 que las 6, pero bueno, sí que es verdad que es de cajón que si no te sabes comportar en un sitio te echen a la calle, sea cual sea tu edad.
Lo del botón de compartir, ayyy, otro de los problemillas que me da este nuevo diseño. Próximamente veré si puedo ponerlo. De momento, me temo que habrá que hacerlo a la antigua usanza y hacer copiar-pegar enlace.
Abrazos sensatos para tí también! ;-)

30 de agosto de 2011, 23:34
Responder
aprendiendoaser dijo...

Hola,
Te he dejado un premio en mi blog.
http://aprendiendoaser.wordpress.com/2011/09/01/nos-llego-premio-blogero/

Abrazos!

1 de septiembre de 2011, 23:24
Responder
Kim dijo...

Yo también te he dejado un premio en mi blog:
http://elmundodekim.blogspot.com/2011/09/mi-primer-premio.html
Un abrazo.

2 de septiembre de 2011, 0:20
Responder
Nebetawy dijo...

Oh! Pues muchas gracias alas dos, Aprendiendoaser y Kim. Un honor ;-)
Un besote a cada una!

2 de septiembre de 2011, 13:21
Responder

Publicar un comentario