12 dic. 2011

...And justice for all

(Vale sí, otro post con título de canción de Metallica)


No hace mucho, hablábamos de Habiba, una joven de origen marroquí que vivía en un centro de acogida y que le quitaron a su hija de 15 meses porque su forma de criarla no se correspondía con las "habilidades maternales" que les inculcaban en el centro, a saber: darle el pecho a demanda, dormir con ella en la misma cama y darle mucho amor. Afortunadamente, gracias a las cartas de montones de madres indignadas y de la presión mediática por lo injusto de la situación, a los dos meses se puso fin a ese absurdo y la pequeña regresó con su madre.

Ahora niegan la custodia a una madre española en Alemania por dar el pecho a su hijo de cuatro años.



No sé qué otras cosas habrán influido para que se dicte tal sentencia, pero está claro que por lo que se refiere a la lactancia es una injusticia, la lactancia no debería usarse como arma contra ninguna mujer para separarla de su hijo y nunca debió haber entrado a debate siquiera.

Nadie debería meterse en la lactancia entre una madre y un niño. Es algo íntimo, una decisión que deberían tomar ambos. Y sobretodo, nadie puede decir que la lactancia natural no es buena. Y me gusta hablar de lactancia natural y no de lactancia prolongada, porque decir lactancia prolongada es como darles la razón, como si fuera más allá de lo normal. La lactancia natural es la real, la que termina cuando quiere la madre, cuando quiere el niño o cuando quieren ambos, la que termina de forma respetuosa y no por obligación de terceros o por sentirse presionada por la sociedad. Y en cuanto a que sea perjudicial, ningún estudio serio lo demuestra, cuando los hay a montones que sí demuestran lo buena que es.

Al margen de todo lo que desconozco y siempre que la madre no sea un lunática peligrosa o algo así, pienso que a la hora de decidir una custodia, un niño que toma el pecho debería estar el mayor tiempo posible con su madre, no a pesar de que mame, sino sobretodo porque mama. Y quitarle algo tan valioso de golpe (y no hablo sólo de la teta sino también de la madre en su conjunto) sí que no creo que le haga ningún bien.

Begoña está pidiendo cartas de apoyo de madres que expliquen su experiencia con la lactancia, para demostrar que no es nada perjudicial, que es natural y que hay muchas madres que lo hacen y no son bichos raros. Puedes escribirle la tuya a:

Begoña López Álvarez – Kosmo Hugo Krug López
Schwendy weg 6
13587 Berlin
Deutschland


o blodesign3@googlemail.com

Las cartas deben ir firmadas y con número de DNI (supongo que para darles validez tendrá que demostrar que son de personas reales y no se las ha inventado ella) y si puede ser con una foto dando el pecho a nuestros hijos. Yo ya he enviado la mía. Espero que te animes. Está demostrado que cuando las madres nos juntamos podemos hacer mucho ruido.

0 comentarios :

Publicar un comentario