21 ago. 2012

Una de miedito

Se acerca la vuelta al cole (en nuestro caso la llegada al cole, por probar, y ya veremos) y me toca coser un par de batas. ¿Y por qué no te compras un par de batas en el "Karrefull" o en los "proveedores orientales" como hace todo el mundo, que bien baraticas que salen? -pensarás. Pues primero por ser un poco original, y segundo y más importante, los botones.

A Niobe no le gustan los botones. Cuando empezó a tener un poco de conciencia de la ropa que se le ponía, empezó a decir: "esta no me gusta, tiene botones". De pequeñita, normalmente las camisetas tienen algún botoncito por detrás, así que se las ponía sin que lo viera, y en principio, si no lo veía no había problema. Pero había que ser muy hábil, porque si lo veía por casualidad te soltaba un "botonoes noooooo", y había que cambiarla. Una tontería que creí que se le pasaría con el tiempo, fue incrementándose hasta el punto en que ahora, con 3 años, cuando se le acerca alguien con una prenda con algún botón, dice no con la boca, con la cabeza y meneando las manos extendidas hacia delante y apartándose dando pasitos hacia atrás. Y si por lo que sea, a ese alguien se le ocurre insistir, grita y se retuerce como si estuviera poseída. Incluso cuando la llevamos en brazos y tenemos algún botón en nuestra ropa, intenta mantenerse bien lejos de él.


Y ahora la paranoia. En 2009, año en que nació Niobe, fuimos al cine a ver "Arrástrame al Infierno". Una señora mayor sin recursos va a llorar al banco para que le aplacen los pagos de la hipoteca y no perder su casa. Pero le atiende una petarda que no parece mala persona, pero como está a punto de ascender y no quiere cagarla, no se moja nada por la vieja y le dice que eso es lo que hay. Así que la señora se mosquea, la sigue hasta el aparcamiento y le lanza una maldición infernal a través de un botón que consigue arrancar de su abrigo.

La peli es muy divertida y nos gustó mucho a los dos. Pero de repente, un día de estos en que Niobe puso su cara de pánico al ver un botón, me vino a la mente esta película y pensé: ¿tendrá algo que ver? Le traspasé el terror a los botones a través del cordón umbilical o de mi leche? Sí, sí, es una chorrada. Pero, ¿a que da cosica?

0 comentarios :

Publicar un comentario