10 nov. 2013

Bragas blindadas

Hace muchos, muchos años, cuando iba a 3º de BUP, me invitaron a una fiesta. A la fiesta fui con mi novio y con mi amiga inseparable, porque siempre iba con ellos, y porque el tipo que la organizaba dijo que trajéramos a quien quisiéramos, así que... Una de las tonterías que te da cuando eres niña-adolescente es inventarte cosas. Y mira tú por dónde que nos dio por inventarnos que mi novio, mi amiga y yo,éramos un trío. Y que si "ji ji, ja ja", que si "venga, anda ya, yo no me lo trago", etc, etc. Lo dicho, chorradas de críos. Había bastante niño rico en ese colegio, así que se organizaban bastantes fiestas de cumpleaños del estilo alquilar local y comprar todo el alcohol que cupiera en las neveras. Yo tenía bastante claro que jamás podría montar una fiesta como esas, pero me consolaba asistiendo a todas las que me invitaban. Con mi 3-pack como los zumitos.

Pero en una de esas fiestas, mi amiga-pack al volver a casa sufrió un abuso sexual. (Se supone que no se puede llamar violación porque no hubo penetración) Era una fiesta, sí, bebimos, sí, TODOS, se metió en un coche de un tipo que la iba a llevar a casa, sí, lo que no sabía ella era que siendo la que vivía más cerca, sería la última en llegar. A la madrugada me llama llorando hecha polvo, me dice que el tío que la llevó a casa le hizo cosas. El lunes llego a clase taquicárdica perdida y le monto un pollo, (porque yo soy muy de fuego, es lo que tengo), los compañeros flipan, me toman por loca, me agarran y me dicen que me calme. Mi amiga pone la denuncia. Pasan unos días y empiezan las declaraciones, me llaman a mí, llaman a algunos compañeros... los que no se creían que éramos un trío se dan mucha prisa en sacarlo cuando les preguntan sobre ella. "Es que es una promiscua, fíjese usted que se montaba tríos y todo". En general, yo parezco ser la única que defiende a mi amiga. Pronto empieza aponerse todo el mundo en mi contra porque al pobrecito le han detenido y se ha quedado sin ir de viaje de fin de curso a Amsterdam, y yo tengo la culpa por haber llevado a la fiesta a la "calientapollas denunciagresores". Sólo un chico nos apoyó al principio, cuyo padre era médico y le hizo un informe de los moratones que tenía en el pecho. Pero no pasó nada. Ni se llegó a juicio. En la vista preliminar se la juzgó tanto a ella como a él, si no más. Hubiera sido un hecho anecdótico si no fuera porque la chica tenía 16 años y el energúmeno ese 27. Sí, 27. Para que digan que los colegios privados son mejores que los públicos. Ahí quien paga manda y para nada es raro meter a un tío de 27 años en medio de un corral de niñatos y niñatas de 16. Que va.

Dentro de lo malo de pasar por algo así, mi amiga al menos tuvo suerte de que no pasara en su entorno. Fui yo la que cargó con la presión social, ella al menos en su día a día cotidiano podía intentar vivir su vida y tratar de olvidarse de todo. Pero en la mayoría de los casos no es así. Las víctimas son las que más sufren después de ser acosadas. Las hay que no pueden soportar la presión e incluso se suicidan. En cuanto a mí, me saqué el curso como pude, dejé los estudios y volví a COU a los 19, en un instituto público, ¡y nocturno!

Me agota que se siga culpabilizando a las víctimas de violación a estas alturas. Y resulta que hay campañas de prevención de agresiones sexuales, cosa que me parece maravillosa. Supongo que yo le pediría a una campaña de prevención de agresiones sexuales que se centrara en la educación de los adolescentes, en romper mitos y tabúes, en concienciar y sensibilizar sobre las relaciones sanas, consentidas, respetuosas, igualitarias... Pero recientemente me he encontrado en las redes sociales una campaña de miedo. Así mismo. "Señora, no haga esto o aquello si no quiere ser violada", como si yo no tuviera derecho a elegir un camino u otro para irme a mi casa, o a beber en las fiestas si me place, como si pudiera yo controlar la cantidad de gente que va a haber en mi parada de autobús, como si al saltarme esas normas me lo estuviera buscando. Eres mujer. Ten miedo. O atente a las consecuencias.



¿Que a qué viene todo esto? Pues ahora lo flipas. Han inventado unas bragas blindadas anti-violación y están recogiendo fondos para llevara cabo el proyecto. En fin, yo es que ya no sé ni qué decir. Pero como me ha llegado a través de mi amiga Shibumi la ninja, voy a copiar directamente lo que le ha comentado al colega que se maravillaba por las excelencias del invento:

Qué cosa más ridícula y en mi opinión inútil. Apostaría lo que fuera que está inventada por un hombre. Más que nada que cualquier mujer ve que no tiene sentido llevar unas superbragas a prueba de cuchillos... cuando los violadores te ponen la navaja en el cuello y te dicen que te desnudes!!  Menos inventos ridículos y más formarse para la vida... te lo dice una profesora de defensa personal femenina. 

Otro aporta que, ya que te pones, vamos a popularizar otras prendas, por si acaso las cosas van mal. Y te enlaza a una web de chalecos anti-balas. Aunque claro, los chalecos son para hombres y mujeres, y aquí es la mujer la que ha de vivir acojonada. O, ¿qué tal si atacamos el problema de raíz y no dejamos que las mujeres salgan de casa? Ah, espera, que hay más inventos molones para que las mujeres se sientan seguras, como el disfraz de máquina vending y las medias de tío peludo. ¡Qué bien! ¡Así ya nadie podrá ni querrá violarme! ¿Qué tal si me desfiguro con ácido, por si los inventos me fallan? ¿O si me aplasto los pechos para evitar reclamos innecesarios? Hala, cómo me paso, qué exagerada soy. No, amigos. Está pasando. Las mujeres se hacen esto, las madres se lo hacen a sus hijas, el miedo es el peor enemigo.
¿Funciona? Puede que sí. ¿Soluciona algo? Por supuesto que no. No te pasará a ti, con tus bragas blindadas, tus piernas peludas o tu cuerpo mutilado. Pero el problema seguirá estando. Tal y como siempre se viene juzgando a la víctima paralelamente al agresor, tal y como se adquiere conciencia cada vez más de que es la mujer quien debe evitar ser violada, y no el hombre el que debe aprender a ser persona, algún día las bragas blindadas se pondrán de moda, y cuando una mujer, tu mujer, tu hermana, tu madre, tu tía, tu amiga... vaya a denunciar una agresión sexual, no te extrañe que ya nadie le pregunte si llevaba ropa provocativa, si había bebido o si había tomado el camino correcto. La cosa ya será directamente:

- Llevaba usted puestas las bragas anti-violación?
- No
- ¡Siguiente!



2 comentarios :

Huara dijo...

la sociedad avanza en cuanto a logros tecnológicos que nos enferman y alejan de nuestra naturaleza. es absurdo que busquen esas soluciones encarcelar el cuerpo de la mujer esconder su bellesa para que unos enfermos no se tienten , es más que absurdo peo hacia allí va la sociedad hace pila de siglos que vamos enfermandonos y deshumanizandonos. espero que la masa se de cuenta y dejen de juzgar las minifaldas y condenen al descarriado.
gracias por abrir este tema, me encanta leerte,
UnBeso! .. Má

11 de noviembre de 2013, 3:43
Responder
Lorena Anerol dijo...

Tantas y tantas veces hablo sobre este tema en mi blog y tantas y tantas veces me siento tan impotente...

11 de noviembre de 2013, 17:23
Responder

Publicar un comentario