3 dic. 2013

Regalamos polvo blanco, oiga!

A estas alturas de la crisis nadie niega que hay crisis, yo diría que algunos se llenan la boca con la palabra crisis, y que a según quien le va muy bien eso de la crisis, existe incluso la publicidad y las promociones anti crisis... que la crisis es un mamoneo, vamos. No me gusta entrar en política, pero pienso que cuando el anterior gobierno de esta España nuestra encubrió la crisis, todo el mundo se subió por las paredes y aún con el tiempo se le sigue reprochando, cuando visto lo visto, era lo mejor que se podía hacer en el momento.
La crisis afecta a los más débiles, los grandes empresarios se están forrando cosa fina, los trabajadores trabajan el doble porque con esa palabra que viene tan bien ahora, la gente se va a la calle en nada y los que quedan tienen que apechugar. Y esta gente en la calle con hipotecas y familias, que pasado mañana podemos ser nosotros, son los nuevos pobres a los que aplican el eufemismo de "familias en riesgo de exclusión".

Lo que me parece una payasada, es que ahora, en estos tiempos de crisis (ya sé que la he mencionado mil veces, pero es que es tan recurrente, ¿verdad? Modo ironía off) no seamos capaces de avanzar como sociedad, de mirar un poquito más allá. Ya no tenemos dinero, pero pretendemos seguir viviendo igual, con las mismas necesidades creadas por el consumismo compulsivo que ha mantenido la sociedad hasta ahora. Pero, ¡ay amigas! Ese sistema ya no funciona.

"Dame un pez y comeré hoy. Enséñame a pescar y comeré siempre". ¿Quién no conoce ese proverbio chino? Pues resulta que ahora con la -¿he dicho crisis?- se está poniendo de moda donar alimentos. Cosa que está muy bien, cuando hay realmente gente que no tiene qué comer, aunque me parece más un parche que una verdadera solución. Además dudo mucho que la gente que hasta hace dos días tenía un trabajo, una casa y una vida digna y hasta podríamos decir que acomodada, se sienta muy persona recibiendo caridad. Pienso que habría que profundizar mucho más y atacar el problema de raíz, pero en fin, para eso haría falta un gobierno competente, y de momento en eso andamos regulero. Así que vale, aceptamos donaciones de alimentos.


Y aquí viene el asunto que nos compete porque como bien sabéis, aquí de política y economía se habla más bien poquito: ¡Alimentos infantiles! ¿Pero qué nos está pasando? Precisamente en estos tiempos es hora de cambiar el chip, de dejar de lado las falsas necesidades creadas por y para el consumismo. Los alimentos infantiles no existen como tal. Y digo yo que sería más efectiva una reeducación alimentaria, empezando por una buena información y soporte a la lactancia materna y acabando por entender que los niños humanos comen alimentos de humanos, y lo de la alimentación infantil es un invento. Me puedo creer que esas familias que van de culo porque tienen trabajos de sol a sol, no tengan tiempo para elaborar comiditas para sus niños y tiren de potitos porque es más rápido y práctico, aunque cuesten un ojo de la cara. Pero si estamos hablando de personas en paro y sin recursos... lo siento, no me cuadra.

Pues justo ayer encontré este artículo por la mañana, sobre la obra Social "La Caixa" (esa de la que fue coordinadora de programas de cooperación internacional para el Tercer Mundo y posteriormente directora del Área Social, Doña Cristina "yo no sé nada" de Borbón y Grecia) y su donativo de 12.000 euros para donar leche artificial (que no "maternizada") y alimentos infantiles. Y aún se piensan que molan un montón y se hacen fotos para que les colguemos las medallas. Y por la noche, veo en el facebook de Viu el Teatre una noticia muy similar: Viu el Teatre cambia alimentos infantiles por descuentos para alimentar el alma. Ya estamos. Y esta me indigna más todavía porque he trabajado unos 4 años en esta compañía. Y cuando comento en el muro de la coordinadora que las donaciones de leche en polvo son peliagudas y que los alimentos infantiles no son una necesidad, me contesta palabras vacías, que "recogen alimentos infantiles (leche en polvo, papillas en polvo, potitos...) porque son los que requieren en estos momentos", sin siquiera molestarse en leer o entender lo que le había comentado anteriormente. Como hablar con una pared. Nada. Para tirarse de los pelos. Hala, ya está la pirada de la teta con sus cosas.

Luego me voy a la página del Banco de Alimentos que participa en esta iniciativa, y fíjate que hay un apartado donde tú como particular puedes hacer tus donaciones. Y resulta que es una lista de la compra, con determinadas marcas y en determinados supermercados. O sea, ¡que ni siquiera puedes elegir lo que donas! A mí me huele más a promoción encubierta que a donación, sobretodo en los casos en los que se donan los alimentos infantiles, puesto que son los únicos de marca (las mismas de siempre, curiosamente) y todos los demás son la marca blanca del supermercado. Bien por Valvi y Sorli Discau que no entran en el juego y ofrecen exclusivamente alimentos de primera necesidad.

Hace un par de años, comentaba con la misma indignación una campaña de Antena 3, en la que también aseguraban que iban a regalar leche en polvo a cascoporro a Mozambique, lo que lo hace aún peor al ser un país en vías de desarrollo y ya hemos hablado también de los riesgos que eso conlleva. Pero a pesar de las protestas siguieron adelante con la campaña, y cómo no, se colgaron sus medallitas.

Pero hay leyes, señoras. No se puede ir regalando leche en polvo así, a la ligera, ni siquiera se pueden hacer promociones del tipo: "pague X y llévese X+1" que todos hemos visto alguna vez en las farmacias, porque es crear una falsa necesidad, es como una droga. No tienes dinero pero crees que necesitas comprar polvos, blancos, amarillos, los que sean. Ya has olvidado tu origen, ya no sabes quién eres ni cómo funcionas, el sistema sólo te ha enseñado a comprar.

No estoy loca, no soy una talibana, ni una integrista, ni una radical. Sólo intento hacer ver algo muy sencillo y no entiendo cómo la gente se cierra de esta manera ante lo evidente. Ya no sé si es cuestión de ignorancia, de prisa, de falta de esfuerzo, o que todo el mundo está en el ajo y mientras las grandes empresas unten siempre habrá personas u organizaciones que se dejen untar. Claro ejemplo de que son las grandes empresas las que mandan y no los gobiernos, sus leyes y sus referéndums, es el de Suiza, que tuvieron la genial idea de proponer que los grandes empresaurios y demás altos cargos no pudieran cobrar más de 12 veces el salario de su empleado peor pagado, (y si eso ya te parece exagerado, imagínate lo que llegan a cobrar) y el gigantosaurio de Nestlé dijo que si se aprobaba esta ley se iba de Suiza. Con un par. ¿Resultado? No aprobado.

De nuevo y como siempre, los consumidores tenemos la última palabra, sin nosotros no son nada. Seamos conscientes en nuestras compras tanto como en nuestras donaciones. Y como veo que he dado más vueltas que un hula hoop, aquí las conclusiones del post:
Que las donaciones de alimentos infantiles en general y de leche en polvo para lactantes en particular, hacen más mal que bien por muy bonita que parezca la idea a primera vista de titular. Y que Nestlé es el demonio.


Para acabar os dejo con esta página estupenda llena de recetas para niños y bebés: Pequerecetas.com. Comida normal, hecha con alimentos normales, no infantiles, que puedes clasificar por edades, por ocasiones especiales, por técnica o por categoría.



Este tema trae cola:

Sóm la llet: Solidaritat Punible
Mimos y Teta: Donaciones de leche en situaciones de emergencia y/o precariedad
Asociación Cuídame: Las donaciones de "leche artificial" en situaciones de emergencia
Mà a mà, pell a pell, cor amb cor: Lactancia materna y crisis
Nace una doula: Las donaciones de "leche artificial" en situaciones de emergencia
Todo maternidad: Recogida de leche artificial
De Monitos y risas: Ayudas que no ayudan: donaciones de leche infantil en situaciones de crisis.
Ser Mamás: Las ayudas mal entendidas


5 comentarios :

Ahuir Telaraña dijo...

Tienes toda la razón.
Vale que donar alimentos puede suavizar el problema aunque no es la solución, pero que encima te digan la marca del alimento que tienes de dar... uf!
Cuando mis hijos eran pequeños no compré 'alimentos infantiles', siempre me ha parecido una tonteria.
Hay que cambiar mucho el chip y sobretodo la politica que nos gobierna.

4 de diciembre de 2013, 7:47
Nebetawy

Pues sí, y resulta que recientemente he leído un artículo en el que decía que las grandes marcas son también las que están detrás de los bancos de alimentos. Me llegó sobretodo esta frase: "Nadie dice que hay que cerrar el banco de alimentos por hoy. Pero de seguir profundizando aún más en este modelo nos vemos todos en unos años recibiendo comida de señoras con abrigos de piel el día del Gran Recapte …. trae a la memoria viejas estampas franquistas." El mundo es espeluznante... :-( Ahí lo dejo. http://500x20.prouespeculacio.org/2013/02/ejecutivos-de-las-grandes-empresas-lideran-la-fundacion-privada-banco-de-alimentos-de-barcelona/

Responder
Asociación Cuídame - Utrera dijo...

Genial post!!!
Gracias por tu contribución <3

4 de diciembre de 2013, 8:58
Responder
Lorena Anerol dijo...

En plena crisis, yo sin trabajo ni paro y viviendo como podemos con el sueldo de mi pareja (que a saber cuándo se va a la calle), nos hemos venido a vivir a un pueblo estupendo. Plantamos nuestra comida, vivimos cada vez más como antes, cocinamos pucheros enormes para que cunda más, nos abrigamos más en vez de subir la calefacción y los paseos, por el campo. Más sano y más barato, por supuesto.
Los cafés, de puchero. El pan y la bollería, casera. Y con productos autóctonos.
Ahora no buscamos niños, pero si vienen, perfecto.
Mis tetas les darán de comer hasta que ellos quieran y cuando empiecen a destetar, a comer de nuestra verdura, nuestros cereales y los animales del pueblo.
Nos ahorraremos la cuna, la sillita, los pañales, el capazo, la bañera-cambiador... etc etc.

Ojo, he de reconocer que al principio, renunciar a lo que la sociedad te había hecho creer necesario, no es fácil. Pero una vez que te desintoxicas te das cuenta de la maravilla de vivir sin consumismo.

En definitiva, que estoy muy de acuerdo contigo en todo.

4 de diciembre de 2013, 14:40
Nebetawy

Pues aquí estamos igual X-D Con un solo sueldo haciendo lo que podemos. Lo malo es que nosotros nos vinimos a la montaña, y el terreno es rocoso y difícil de cultivar, y nosotros muy torpes también, todo hay que decirlo X-DD Bueno, vamos haciendo, algo crece aunque no sea muy hermoso. y oye, poner un plato a la mesa que ha salido de mi tierra, de mi cultivo y de mis cuidados, es de las cosas que más orgullosa me he sentido en la vida!

Responder

Publicar un comentario