20 jun. 2014

Regalos a profes

Llega final de curso y las mamás siguen empeñadas en hacer recolectas para comprar regalos para las profes. A mí personalmente, no me parece bien por tres motivos: por el consumismo, porque ellos mismos al final no sabrán qué hacer con tantos trastos, y porque al resto de los mortales no nos regalan nada por hacer bien nuestro trabajo (sin hablar de los futbolistas en el mundial, que esos son ya para echarles pienso a parte).

El año pasado nos preguntaron; este año ya no. Se conoce que somos los chungos, los que no se agolpan en la puerta a echar la charla, impidiendo que las profesoras vean a los padres para poderles entregar a sus niños, los que llegan siempre razonablemente tarde al entrar y al salir para cruzarse con la menor cantidad de gente posible, y si por accidente llegan antes del toque de trompeta, esperan pacientemente a que se disperse la marabunta... y los que no ponen dinero en las recolectas. Sep, somos gente muy desagradable.

Este curso, como cosa excepcional, Niobe ha tenido la misma profesora que el curso pasado. Y siempre hemos estado encantados con ella. Desde el principio, se mostró muy comprensiva y nada inquisitiva respecto a ir sólo por las mañanas. También con que seamos tan jipis que si a la niña una mañana no le apetece levantarse, está muy cansada, hace mal tiempo, o lo que sea, le permitamos quedarse en casa. Total, ya tendrá imposiciones de ese tipo cuando no le quede más remedio. ¿Ahora realmente hace falta? Pensamos que no. Y también comprende que los niños también se educan en casa y creo que nos ve unos padres comprometidos con la educación de nuestra hija. Y fue muy comprensiva y no hizo preguntas incómodas cuando dijimos que habíamos decidido desescolarizar. Que estupendo y que ojalá nos vaya muy bien.

Estuvo un tiempo de baja, en el primer trimestre, cosa que nos hizo percatarnos aún más de la suerte que habíamos tenido con ella. La valoración trimestral de la sustituta (y cito textualmente), fue:

Niobe, a pesar de sus faltas de asistencia, tiene capacidad y no presenta dificultades a la hora de ejecutar las tareas.
Claro. Partimos de la idea de que las profesoras son las únicas capaces de enseñar a los niños pequeños, y es un caso de estudio que una niña con menos horas de clase que los demás, no ande más perdida que un topo en la playa a mediodía. Eso es lo que querrías tu, para poder decir: ¿Ves lo mal que va tu niña? Como no la traes a clase todo lo que toca... Pues ZAS! En toda la boca! Y luego está la petarda de la clase de al lado, a la que le parecía fatal eso de no ir al cole por las tardes y le metía tanta prisa al llegar, que no la dejaba ni despedirse.

En fin, que me voy del tema. Que hay gente para todo, y con nuestra profe hemos tenido mucha suerte, nos ha parecido super maja y se lo queríamos agradecer. Pero para agradecer no hace falta comprar cosas. Y menos, poner un dinero para algo que ni siquiera vas a elegir tú misma y seguramente va a decir de ti muy poco. Para agradecer, hace falta poco más que un "Gracias", y tal vez una nota de agradecimiento y un beso y un abrazo. Así que eso hemos hecho. Vi en pequeocio.com esta lámina de agradecimiento a los profes que había diseñado lataylaton.com, y me dio la idea. Aunque como por suerte tenemos un ilustrador fantástico en Habichuelas, hicimos nuestra propia versión y personalizamos el texto.

Gràcies Teresa. Aquests dos anys m'has ajudat a créixer.
La quería escanear, pero soy un desastre y se me olvidó, y ya se la hemos dado. Así que, ahí os dejo los enlaces para descargar la original, o hacer la vuestra propia.



Edito después de recoger a la niña del cole. A la profe le ha encantado el dibujo. Y eso que se lo hemos dado sin marquito ni nada, enrollado con una cinta.

La sorpresa ha sido que, al llegar a casa y abrir el álbum en el que se recogen las láminas de los trabajos del trimestre, nos hemos encontrado una foto impresa y plastificada de toda la clase que dice:

CARGOLS
CURS 2013-2014
Niobe, Moltes gràcies per haver estat la nostra companya. Et desitgem que et vagi molt bé a l'escola a casa. Un petó ben fort i una abraçada dels teus companys.

Y las firmas de los niños y de la profe por detrás. Y es que los mejores regalos son los que se hacen con cariño y un trozo de papel.

2 comentarios :

Lata Latón dijo...

Hola!!! Me alegro que os gustara la idea!
Un saludo!

23 de junio de 2014, 9:26
Nebetawy

Gracias por pasar por aquí. Muchas gracias por la inspiración. :-)

Responder

Publicar un comentario