19 dic. 2014

Culpabilidad por Navidad

Hoy entro en Facebook y me enciendo tanto como para despotricar un rato.



Resulta que IKEA anuncia a bombo y platillo que en Catalunya, el domingo 21 ¡estará abierto! ¡Oh! ¡Qué gran privilegio!

¿Por qué me cabreo? Vamos, seguro que has visto el anuncio lacrimógeno que ha dado la vuelta a las redes: "La otra carta". ¿No? Pues te lo pongo.


Oh, qué tierno. Mira los niños qué poquito necesitan para ser felices, y resulta que no hay manera. Los padres, y sobretodo, muy sobretodo las madres, (fijate bien, son las únicas que leen, que hablan o que están solas) no tenemos tiempo para ellos porque estamos muy ocupadas trabajando, las muy egoístas.

¿A quién va dirigido este anuncio? Porque normalmente, los anuncios van dirigidos a las personas que consumen, a gente corriente con trabajos, facturas, alquileres o hipotecas y esas cosas. Y que además de los malabares que tienen que hacer para mantenerse, quieres que te compren cosas, la mayoría prescindibles. Vale. Entonces... ¿a quién va dirigido este anuncio? Porque no tiene pinta de ser una campaña protesta a la sociedad, a la política o a quien construye las leyes laborales o comerciales o globaliza el mundo. Yo veo un anuncio dirigido a madres que culpabiliza a las madres. Así que no lo pillo.

Ikea es una empresa de Suecia. En Suecia, las madres tienen un permiso de maternidad de 96 semanas y derecho a reducción de jornada hasta que el último de sus hijos cumpla los 8 años. No veo necesario venir a España a restregarnos la conciliación por la cara, haciendo experimentos con los hijos de personas que, si son afortunados tienen un trabajo, y pasarían por cualquier aro antes de perderlo tal y como está el patio. Tal vez allí los padres que no pasan tiempo con sus hijos es porque no les da la gana. Pues sepan que aquí no. Aquí no hay más remedio. Dos conceptos: horarios partidos y distancias de una hora por trayecto.

Ah, vale, que es una empresa de publicidad española y hace publicidad para Ikea España. Pues infórmense un poco, señores publicistas, que si no la cosa parece recochineo y a nadie le mola que le pongan el dedo en la llaga.

Yo cuando vi el anuncio me emocioné, sí, porque es de emoción fácil. Pensé que éramos afortunadas, mi hija y yo, que mi hija nunca nos escribiría esa carta porque, a falta de toda la sección de peluches adorables y juguetes de madera, a nosotros ya nos tiene, que es lo que importa, ¿no? Pero esa situación no llegó de forma totalmente elegida; decidí  trabajar menos, y al final el trabajo me acabó dejando a mí. Y no sé si podré engancharme de nuevo cuando esté lista, porque entonces habrá un agujero negro insondable en mi currículum, y eso está muy mal visto. Luego pensé que menuda mierda de experimento. Que todos esos padres y madres (más madres, vuelvo a recordar) salían del mismo sitio, de la misma situación social, del mismo mundo. También me gustaría ver las cartas de los niños cuyos padres se han quedado sin trabajo. Los dos. O uno solo pero no llegan. Me gustaría ver las cartas de las personas adultas, qué piden cuando ven que les pueden apartar de sus hijos, por la fuerza, no por su egoísmo o ambición, sino porque los servicios sociales consideran que no pueden mantenerlos.

Ah, claro, no. Espera. La publicidad nunca se dirige a esas personas. Esas personas no compran. ¿Pero cómo? ¿No se trataba de concienciar y reflexionar, y no de incitar al consumismo? No, mentira.

Ikea nos hace sentir culpables por no pasar más tiempo con nuestros hijos. Pero luego nos anuncia llena de gozo que van a abrir sus tiendas en domingo. Que me aspen si no es tener una jeta impresionante.

Y ahora que nos enseñen las cartas de los hijos de sus empleados. Gracias.

Edito por dos cosas:

1. He entrado en la web de Ikea a ver la oferta laboral y he descubierto que ofrecen puestos a media jornada. Bien por eso, aunque no quita todo lo demás.

2. Dar las gracias a Mon, una lectora de Habichuelas que me ha comentado en Facebook la existencia de esta contracampaña. Bravo al colectivo Amigas del Sur y su campaña Los Reyes somos Todos. Esto es justo a lo que me refería.



1 comentarios :

Miraboires dijo...

Tal cual. Mejor no hubieras podido expresar lo que pienso cuando alguien me dice lo mucho que les gusta este anuncio.

25 de diciembre de 2014, 16:08
Responder

Publicar un comentario