16 ago. 2015

#HastaElCoñoYa #NiUnaMenos

Y no me curro nada el título a propósito. Alto y claro. Nos están matando y nadie hace nada.

Me estoy acordando de cuando se aprobó el matrimonio homosexual en la totalidad de E.E.U.U. y me quejé por Facebook de las campanas que echaba al vuelo la mayoría de la gente. Todo era alegría y alboroto y cambios de foto de perfil por una con fondo multicolor. Porque así es la bandera gay, colorida y alegre como su nombre indica. Y, ¡ojo! No me molestaba la nueva ley, ni que hiciera feliz a la gente. Lo que me molestaba, (a parte de no entender a qué venía tanto follón, cuando ya había unos cuantos países que habían llegado antes), era el bombo que se le da sistemáticamente a algunas cosas, y lo mucho que pasan desapercibidas otras. Es como dejarse llevar por una marea, que percibo como algo parecido al fútbol: no es que a todo el mundo de verdad le importe, pero siempre mola subirse a la ola y sentirse parte de algo muy gordo.
Y resulta que unas pocas semanas antes de eso, se aprobaba una ley que criminaliza la mutilación genital femenina en Nigeria, que no es el mundo entero, pero es un gran paso y un precedente. ¿No es esa un gran avance para los derechos humanos? Pues no vi el artículo compartido por la mitad de mi lista de amigos, no vi cambios de perfil, no percibí el júbilo. Porque todo el mundo tiene un "amigo gay", pero casi nadie tiene una amiga nigeriana mutilada.

Y de nuevo, en estos días de dolor, rabia y protesta siento algo parecido. Un sector de las redes sociales se revoluciona. #BastaYa #HastaElCoñoYa #NiUnaMenos #MachismoMata... Pero me doy cuenta de que somos siempre las mismas. Solía pensar que las redes abrían puertas y mentes, y ahora veo que a cada uno le importa lo que le importa, que lo que sea, si no va conmigo, no merece un me gusta, un compartir, ni mucho menos una lectura, porque el tiempo escasea y no podemos leerlo todo. Hasta tengo seguidores en Instagram a los que no les gusta nada que no tenga una figura de playmobil. Que vale que tengo lo mío de friki, pero también sé implicarme en las cosas importantes, joder. Y sigue cada loco con su tema.

Y tampoco hay una marea de cambios de imagen de perfil, ni de compartir las noticias ni los artículos al respecto, no hay una unión ni unas ganas de sentirse parte de algo gordo. Porque no hay júbilo, ni banderas de colores ni camisetas con números en la espalda. Y como nadie quiere vestir el luto, nos conformamos con decir "qué pena" y seguir con lo nuestro.
Por mi parte, entrar en mi videojuego favorito y suicidarme para cambiar mi foto de perfil por esta.


Me gustaría tener un bonito dibujo, como siempre, pero no dispongo de mi lord ilustrador siempre que se me antoja, y este post quema demasiado. Y curiosamente, la imagen es de lo más significativa, porque a las mujeres no se nos mata. Las mujeres somos encontradas muertas. Es algo que nos pasa por ser mujeres, y ya está.

Y es por eso que nada cambia. Porque es normal. Y decía yo que ahora que las víctimas de violencia machista superan a las víctimas de ETA, algo habrá que hacer, los políticos empezarán a poner medidas, lo incluirán en los programas como hasta ahora se ha incluido el terrorismo, ese con el que tanto se llenan la boca, ese que hay que erradicar porque es el mayor mal de la sociedad.
Pero eso no va a pasar, porque el terrorismo está fuera de la sociedad pulida y perfecta. El terrorismo es un enemigo común. En cambio, el machismo está en todas partes, aunque nadie es machista, claro.

Está en los gobiernos que "lamentan la tragedia" como si fuera una catástrofe natural, un accidente o algo inevitable, en los ministerios donde "las leyes son como las mujeres, están para violarlas", en los medios de comunicación, cuando las mujeres son "encontradas muertas" sin apuntar a nadie, pero las madres sí que "matan a sus bebés"... (y podría llenar el post de enlaces, pero no es plan). Está en los hombres que creen que las mujeres son de su propiedad, y en las mujeres que escriben, consumen y creen en historias de amor corrosivo. En los que ven las noticias y miran a otro lado. En los que piensan que que "ella no tenía que haber ido", que "no denunció suficiente", que "mira que no saber con quién te casas", que "no va conmigo", o que "son cosas que pasan".

¿Y qué hago yo? Pues nada. Solo subir una foto a las redes sociales y escribir un post. Y difundir noticias y compartir posts sobre violencia machista. ¿Y para qué sirve eso?  Para visibilizar lo que pasa aunque te de palo verlo, para intentar que se hable de ello y que se haga algo, para que si tengo amigos en facebook con actitudes machistas, se corten un poco y se planteen según qué actitudes al saber que me manifiesto y qué es lo que pienso al respecto. Y créeme que si eres un hombre y haces lo mismo, tendrás mucho, pero que mucho más peso. Porque no va solo con nosotras y porque en esto estás conmigo o contra mí. Porque es lo más parecido a gritar que YA BASTA, porque en mi casa no me oye nadie y en mi calle me oyen cuatro. Porque no es lo normal, porque no está bien, porque no nos lo merecemos y porque no nos morimos solas.



1 comentarios :

Aradlith dijo...

El gobierno... pff, ese no hace nada, sólo pone parches. Dice (y a veces hace) cosas que suenan bonito pero que no arreglan nada. Los medios de comunicación lanzan mensajes contradictorios... y hasta tenemos la preciosa frase de "quien realmente te quiere te hará llorar", que puede malinterpretarse demasiado mal. También he de decir que igual ahora no es tanto el machismo lo que mata (porque nadie se declara ya machista) si no el complejo de inferioridad, el rencor, el odio mal canalizado y la cobardía. O es como yo lo entiendo, y es lo que he visto en los casos que, por desgracia, tocaron en mi entorno.
Saludos!

16 de agosto de 2015, 22:32
Responder

Publicar un comentario