21 jul. 2016

La teta de Jenny

Ayer tuvimos visitas en casa y Conan no durmió todo lo que le gusta dormir, así que por la noche estaba agotado y durmió casi del tirón. Qué bien, ¿no? Sí, ya, el problema es que si duerme no mama, y si no mama me despierto con las tetas a punto de explotar. Me he sacado un vasito para Niobe, que acaba de estar pachucha de la barriga, y me he acordado de una escena de Outlander. Y como en su momento ya hablé de La teta de Lysa en Juego de tronos, estaba ya tardando en hablar de la teta de Jenny.

Me encanta esta serie, entre otras cosas porque los personajes femeninos tienen mucha fuerza, y no son las damiselas de diadema floja a las que nos tienen acostumbradas la mayoría de historias. En esta ocasión, Jamie es arrestado y Claire, su mujer y Jenny, su hermana recién parida son las que van a su rescate. Y claro, las horas pasan, las tetas se llenan y hay que parar a vaciarlas. Y a hacer pis, que también me he preguntado varias veces al ver series y pelis cuándo demonios mea la gente. 


Y por supuesto no se hicieron esperar las críticas y las quejas sobre la escandalosa escena, innecesaria y obscena, en una serie en la que son frecuentes los desnudos en escenas de sexo, con consentimiento y sin él, y no pasa nada. La misma vieja historia.

En cambio a mí y a otros cuantos miles de personas, aunque fuéramos menos, nos encantó la escena. Porque estos pequeños detalles son los los que dan una enorme dosis de realidad a las historias. Porque sientes, y te identificas. Recuerdo cuando estaba actuando en Madrid los fines de semana y tenía que sacarme leche en el camerino. Como yo me extraigo a mano, algunos compañeros sentían curiosidad y preguntaban, aunque algunos, a pesar de las explicaciones, en el fondo seguían juzgándome por exhibicionismo. Y es que como con todo, es fácil hablar y juzgar desde fuera, pero si uno no lo vive, no se imagina lo incómodo y hasta doloroso que puede resultar andar por ahí con las tetas repletas.


0 comentarios :

Publicar un comentario