26 dic. 2016

6 meses de higiene natural

Hace unos meses escribí sobre la higiene natural o la comunicación de la eliminación. Aquí dejo el post, pero resumiendo, se trata de darle al bebé la oportunidad de hacer pipí o caca en un recipiente, váter, campo... lo que sea que no sea enguarrarse el pañal*, la ropa o a sí mismo. Empezamos con un mes y después de seis meses de práctica, este es el balance:


Siempre que se despierta hace pis.
Siempre que se mete en el coche hace pis.
Siempre que sale del coche hace pis.
Ya no hace caca todos los días, y cuando la hace suele ser a las 9 de la mañana. 
Prefiere mear y cagar en espacios abiertos, no me preguntes por qué. Cuando estamos por los exteriores de nuestra casa suele mear donde los gatos. Y también le molan las rejillas de desagüe de los parkings de supermercado. Ya me sé de memoria donde están todas las de los súpers de la zona. En cambio en el orinal, a veces se resiste, aunque realmente tenga pis. Que da mucha rabia cuando se mea encima habiéndole  preguntado hace cinco minutos, pero aunque por dentro te enfades, el bebé te mira y te sonríe y sabes que en su mente dice ¿y a mí qué me cuentas?, así que es inútil pedir explicaciones.



Con la introducción de los sólidos, la caca también se volvió más fácil. Se acabaron las pintaditas de las que hablaba en el post anterior. Además de hacer menos y a horas determinadas, ahora aprieta, y aunque lo haga a una hora inesperada, es fácil pillarlo con el ojete abierto o con la puntita fuera, y entonces solo es cuestión de correr.

Y básicamente es ir observando y preguntando. En general funciona y pasamos varios días con el pañal seco, pero veces se escapa, claro. No he llegado a tener esa conexión mística que aseguran tener algunas madres que presienten el momento o que hasta llegan a notar olor a pis justo cuando el bebé tiene ganas. Así que si no eres de esas, no te frustres, no eres la única. Yo también tuve mis momentos de ¿pero por qué no soy infalible al 100%? ¿Qué estoy haciendo mal?, pero ya he dejado de agobiarme.

El cambio de tiempo empeoró bastante las cosas. En verano, cuando lo tenía todo el día en pelotillas era todo mucho más fácil. Con el frío se complicó el asunto, pero fui adaptando el vestuario para no andar quitando y poniendo pantalones y ganar tiempo. Mi tía, que sabe tejer, me hizo unos calentadores con una especie de liguero la mar de apañaos, y los pijamas de una pieza los tengo rajados por la entrepierna y le pongo el pañal por fuera a lo Superman. 

A los tres o cuatro meses me atreví con las noches. Y sí, es un peñazo despertarse constantemente, pero da sus frutos. Además es mucho más fácil identificar la señal porque está medio dormido y ni se entera, hace como un gruñidito, muy distinto al llanto de hambre, que cuando está despierto y distraído no suele hacer. Con el tiempo se fue espaciando la cosa y ahora solo pide pis a las 3 AM y a las 7 AM. Incluso llegué a quitarle el pañal por las noches cuando vi que ya lo tenía controlado y que andar quitando y poniendo pañal dificultaba la tarea, pero tuve que volver a ponerlo porque, como siempre mea por la mañana al despertarse, no puedo salir de la cama y dejarlo dormido; en cuanto me entero de que está despierto ya se ha hecho pis. Porque este no es como su hermana, que en cuanto abría el ojo y se veía sola se enfadaba mucho y lloraba, este se queda en la cama jugando tan pancho.

Lo que mola es salir por ahí. La gente se queda picueta cuando ve a un bebé de meses mear como un niño. Le quito el pañal, lo sostengo en vilo y digo "pipi", y va y mea. A quien no lo ha visto nunca le parece muy gracioso. Y también hay quien lo flipa cuando lo ve sentado a la trona comiendo con la familia pero independientemente, con sus manos y con toda su cara.

Pero eso ya es otra historia...


*Siempre que digo pañal me refiero a pañales de tela, que son los que usamos. No es recomendable lanzarse al reto de la higiene natural usando pañales desechables, el pipí desaparece y nunca sabes cuánto ni cuándo. 

2 comentarios :

Tania Gálvez San José dijo...

Hola, yo he escrito un libro sobre el tema titulado Bebés "Sin" Pañales. Nuestra Experiencia, por Tania Gálvez San José. En él he volcado mi experiencia directa, todo lo que he leído e investigado, entrevistas a madres asiáticas que viven aquí o a occidentales que viven en China, he comentado artículos científicos. ¡Espero que os parezca interesante! www.bebessinpanales.com
Pedidos: info@lasinterferencias.com

Un abrazo.

¡Ah! Por cierto, en realidad también hay mamás (yo he leído de alguna en EEUU) que practican la higiene natural y usa pañales de usar y tirar.

6 de junio de 2017, 7:52
Nebetawy

Hola Tania. Ya te conozco y conozco tu obra a través del grupo de Facebook de Higiene Natural ;-) Lo de practicar la H.N. con desechables no lo dudo, pero fijo que es más complicado!

Saludos.

Responder

Publicar un comentario