La enfermera

Saben aquél que es una madre mulata que tiene una hija blanca y rubia y con los ojos claros porque ha salido vikinga como el padre? Y va al pediatra y la enfermera diu: "- sabes?" - diu - "Aquesta nena està cada dia més blanca, no?"

Lo ambiento como chiste porque parece un chiste. Pero no. Esta fue una de las perlas que más me sacó de mis casillas de mi amiga la enfermera de pediatría. La primera vez que fuimos al pediatra fuimos todos, papá, la bebé, y yo. Supongo que lo más importante era la bebé y no reparó demasiado en nosotros. La segunda vez fueron sólo papá y bebé porque yo trabajaba. Y la tercera vez fuimos los tres otra vez. Era agosto, yo estaba de vacaciones y todos estábamos más morenos. Pero aún así, a la enfermera, mi hija le pareció más blanca que la vez anterior. ¿Por qué? A saber. Supongo que por primera vez reparó en mí y en el bebé a la vez, y al vernos juntas madre e hija debió haber algo que no le cuadró, y al no recordar ese fenómeno extraño de la vez anterior, debió deducir que la niña estaba más blanca.

No pensó que es normal que una niña que tiene un padre 100% raza blanca y una madre 50% raza blanca, sea blanca.
No pensó que probablamente las posibilidades de que un bebé o cualquier persona tenga menos color en pleno mes de agosto que el día en que nació, cuando jamás le había tocado el sol, eran bastante remotas.
No pensó que probablemente fue ella quién no se dio cuenta el primer día de que madre e hija tenían tonalidades de piel distintas. Y evidentemente, eso no había cambiado.

No, lo más lógico era decir que la niña estaba más blanca. Venga, no te has lucido ni nada, amiga. Esto es sólo una chorrada, aunque me llegó al alma, pero lo que realmente da miedo es que aconseje y opine sobre temas de salud y nutrición de los bebés, cuando no tiene ni pajolera idea. En esta categoría, incluiré todas las burradas que ha ido soltando en nuestras visitas y que estoy convencida que soltará en el futuro. ¡Va por tí!

Ver entradas